El nuevo establecimiento del chef sevillano en Salteras abría sus puertas el pasado día 20 en horario de noche y registra desde entonces llenos absolutos, en un ambiente relajado, sin doblar mesas y con reserva previa.

 

El proyecto más personal y en solitario del conocido chef sevillano Antonio Bort por fin ha visto la luz. Configurado en un primer momento como cátering para eventos y reconvertido en restaurante con terraza, Hacienda Damajuana abría sus puertas el pasado 20 de mayo en Salteras. Emplazado en un antiguo cortijo de 1000 metros cuadrados en pleno centro de la ciudad, el restaurante cuenta con un patio con una quincena de mesas con una capacidad para unas 50 personas. En él se sirven tan sólo cenas de martes a domingos, en una apuesta personal de Bort por «un ambiente relajado en el que no se doblarán mesas y en el que se extremará la seguridad del cliente».

Las noches en Damajuana son relajadas y con una distancia de seguridad entre sus 15 mesas. Foto cedida por el establecimiento

Las noches en Hacienda Damajuana son relajadas y con sobremesa. Foto cedida por el establecimiento

 

En este sentido, Antonio Bort explica que Hacienda Damajuana funciona previa reserva en el teléfono 670425076 y apuesta por las largas sobremesas no solo para adaptarse a las medidas de la crisis del coronavirus para la hostelería. Al chef sevillano le preocupa la tranquilidad y el disfrute de la experiencia gastronómica por parte de los clientes. «No quiero que la gente venga con miedo. La idea es que cenen a su ritmo y luego se tomen una copa o un mojito, sin agobios ni esperas».

 

A nivel gastronómico,  Hacienda Damajuana conjuga la cocina de mercado con toques creativos que caracteriza a Bort en una apuesta por la máxima calidad «a precios asequibles». La carta se estructura en cinco grandes familias. La primera de ellas está dedicada a los entrantes, la segunda consiste en una recuperación de los grandes clásicos gastronómicos de Bort entre los que se encuentran sus croquetas de jamón, pollo y huevo duro o la sartén de pulpo y gambones al ajillo, y la tercera resulta un guiño a Salteras y a sus famosos pescados y carnes a la brasa. En cuarto lugar, la carta cuenta con un apartado para otras especialidades de Antonio Bort como su cochinillo deshuesado, y culmina con uno donde los postres caseros son los protagonistas. La gran mayoría de las propuestas gastronómicas de Bort pueden consumirse tanto en formato plato como tapa, con la idea, según el chef y propietario de Damajuana, » de que los clientes puedan probar una mayor variedad de elaboraciones»

Además, Antonio Bort ha anunciado que en breve comenzará a trabajar los fuera de cartas, cuatro o cinco platos «muy basados en el mercado», además de contar con un plato semanal de edición limitada del que sacará tan sólo un número concreto de unidades.

Por otra parte, el que fuera jefe de cocina de La Raza ha agradecido la respuesta de los clientes ante la apertura de este su proyecto personal «registrando llenos casi todos los días y haciéndonos creer que se puede emprender en tiempos de coronavirus». Asimismo, y respecto a su otra línea de negocio, Bort confía en poner en marcha el cátering de Damajuana a partir del mes de julio, fecha para la que ya tiene cerrados algunos eventos.

Más sobre Hacienda Damajuana, aquí.