La tradición inglesa de emborrachar quesos inyectándoles vino recala en algunos establecimientos de la provincia como Alimentación La Esquina de Castilleja de la Cuesta donde infiltran el queso británico con Pedro Ximénez o Solera 1847.

 

El popular queso Stilton borracho, obtenido tras inyectar una botella de vino en su interior, comienza a dejarse ver en los primeros establecimientos de la provincia. Pionera en este sentido ha sido La Esquina, una tienda de alimentación tradicional con zona gourmet de Castilleja de la Cuesta, que ha adoptado esta tendencia ya en boga en algunas ciudades españolas. Existen varias formas diferentes de ponerla en práctica: abrir el queso y crear zanjas donde se va vertiendo el vino, o clavar la botella invertida y que el Stilton «se lo beba».

Stilton con Pedro Ximénez. Foto cedida por el establecimiento

Stilton con PX. Foto cedida por el establecimiento

En el establecimiento castillejano apuestan por la primera de ellas desde hace unos cinco meses. «Hemos sido de los primeros en Sevilla en contar con esta especialidad y la respuesta de la clientela está siendo muy buena», comenta Kisco Meco, propietario de La Esquina.

Meco explica que, debido a las reducidas dimensiones de su establecimiento, no cuenta con más de un queso abierto, «aunque siempre tengo otros dos macerándose, para que haya disponibilidad». Kisco Meco no infiltra el queso Stilton con Oporto como manda la tradición británica sino que lo hace con Pedro Ximénez o con el cream  Solera 1847 de González Byass. También está estudiando utilizar esta técnica con queso Gamoneu.

En esta misma línea, La Esquina también cuenta con queso cheddar al que inyectan cervezas como Ladrón de Manzanas, Guinness o Paulaner.

Cheddar infiltrado con cerveza. Foto cedida por el establecimiento

Cheddar infiltrado con cerveza. Foto cedida por el establecimiento

Más sobre Alimentación La Esquina, aquí.

¿Quieres saber más sobre esta costumbre de emborrachar los quesos? aquí tienes un amplio reportaje.