El chef Daniel León vuelve a reinventar un clásico del tapeo dándole un innovador formato: un gofre de masa de patatas con mantequilla acompañado de tomate achipotlado y alioli casero.

 

Todo bar de tapas que se precie de serlo debe contar con sus propias versiones de dos clásicos del tapeo como la ensaladilla y las patatas bravas. Eso es así. Una ley no escrita que Besana Tapas cumple desde que hace algunos meses su chef Daniel León dio vida a unas originales bravas, bautizadas oficialmente como waffle crujiente, tomate achipotlado y alioli. En ellas los tubérculos se camuflan, a través de un trampantojo, en un waffle o gofre elaborado con masa de patatas, mantequilla y yema de huevo que acompañan con una salsa de tomate cocinada durante más de una hora y alioli también casero. Ambas salsas se introducen en los cuadraditos que presenta el gofre y son servidas con chiles rojos a modo de decoración.

Esta tapa, que contiene dos unidades o bravas engofradas, se cotiza a 4,5 euros.

Más sobre Besana Tapas, aquí.

Y además…