En un nuevo alarde de originalidad, la Croqueta Coqueta ha ideado una elaboración abechamelada compuesta de boniatos, setas y salsa oriental.

 

La bombilla de la creatividad se le encendió en esta ocasión al chef José María Tavallo tras conversar con el propietario de un restaurante oriental de la zona. La apuesta parecía arriesgada. Pero podía resultar el homenaje perfecto para conmemorar el Año Nuevo Chino que arrancaba hace unos días. Y como para Tavallo y su equipo de la Croqueta Coqueta de Castilleja de la Cuesta no hay imposibles fueron a por ello.

Hoy las únicas croquetas chinas de Castilleja de la Cuesta y alrededores ya son una realidad. Están elaboradas con boniato, shiitake, una seta aromática japonesa muy utilizada en China , y la salsa picante Kimchi. «Hemos recibido llamadas preguntándonos por ellas desde antes de comenzar a hacerlas. Parece que hay expectación entre nuestros clientes», comenta José María Tavallo.

Para elaborar estas croquetas de sabor oriental, el chef saltea en primer lugar las setas para confitarlas posteriormente. Asa el boniato con mantequilla, sal y pimienta y lo introduce tanto en formato crema como cortado a cuchillo para que el cliente encuentre con sus trozos en la misma croqueta. «Lo más difícil ha sido encontrar el equilibrio con la salsa kimchi porque no queríamos que quedara muy picante. Al final lo hemos conseguido», manifiesta Tavallo satisfecho quien ensalza «el primer toque picante que contrasta con el dulzor de esta croqueta, que termina con el sabor a setas. Están muy ricas».

Como todas las elaboraciones de La Croqueta Coqueta, esta nueva incorporación se vende en el local de Castilleja de la Cuesta al precio de 8 euros el medio kilo y 15 el kilo. José María Tavallo trabaja en la actualidad en la creación de una nueva croqueta inspirada en las cocinas del mundo, concretamente en la norteamericana.

Más información sobre La Croqueta Coqueta, aquí.