Siguiendo su conocida línea de originales creaciones, la confitería nazarena ha lanzado tres tipos de ‘bocatas’ que rellena con nata y donde un bizcocho sustituye al pan. En su interior, desde varios tocinos de cielo, hasta chocolatinas o galletas oreo.

 

La originalidad es una de las indiscutibles señas de identidad de la confitería Nuestra Señora de Valme de Dos Hermanas. Eso, y su capacidad creativa que hace que los hermanos Raya Salas diseñen constantemente dulces que no dejan de sorprender al respetable. Su última elaboración son los bocadillos dulces que, tal y como revela Pepi Raya, nacen del impulso de estos hermanos «de presentar a nuestros clientes un producto voluminoso y que entrase bien por los ojos».

Los bocadillos pueden adquirirse en dos tamaños. Foto cedida por el establecimiento

Los bocadillos pueden adquirirse en dos tamaños. Foto cedida por el establecimiento

Y lo han conseguido. Las tres variantes de este bocata en el que un bizcocho bañado en chocolate hace las veces de pan están rellenas de nata artesana. El su interior, según la modalidad, puede encontrarse tocino de cielo y kinder, huesitos y chocolate o galletas Oreo y chocolate. «El de tocino de cielo es el que está despertando mayor interés», revela Pepi Raya.

Todos ellos, recién estrenados hace dos semanas, pueden adquirirse tanto en tamaño grande (para unas cuatro personas) o mediano (para dos). El primero se cotiza a doce euros y el segundo lo hace a seis.

Más sobre Confitería Nuestra Señora de Valme, aquí. 

Las mejores pastelerías de Sevilla