La cosecha este año ha sido más corta aunque de excelente calidad y este vino joven ya pueden encontrarse en bodegas Salado de Umbrete o la Alcaría de la Puebla del Río.

Arranca la temporada del mosto en el Aljarafe sevillano. La primeras bodegas del sector comienzan ya a vender este vino joven tan arraigado al otoño en las localidades de la zona. El pistoletazo de salida lo ha dado, como suele ser habitual, Bodegas Salado de Umbrete que en la actualidad maneja unas 70 hectáreas de Garrido Fino de donde todos los años salen entre 500 y 600 mil litros de mosto. «Hace diez días que empezamos a embotellar, este año la cosecha ha sido un poco más corta, un veinte por ciento menos de lo habitual aunque la calidad es excelente», explica Rafael Salado, uno de los propietarios de estas bodegas umbreteñas.

También cuenta con mosto desde el 15 de octubre las bodegas La Alcaría de La Puebla del Río que lanzó por primera vez a nivel comercial su vino de uva Garrido Fino con 10,5 grados de alcohol en 2019. Este año embotellarán aproximadamente unos 3000 litros de los que destacan su procedencia «de una cosecha con una uva buenísima aunque no se haya recogido tanta como normalmente». Pese a ello, el gerente de la bodega Joaquín Ruiz, matiza que «hasta que no entre el frío no empezará a consumirse el mosto de manera más masiva».

Una opinión que comparte Manuel Castillo de El Melli en Villanueva del Ariscal. En esta taberna elaboran su propio mosto desde 1954 y este año aún tienen que esperar dos o tres semanas para dispensar este vino joven. «Lleva solo unos veinte días pisado. Hay que esperar. Además, con el fresco está más rico», puntualiza.

También cuentan ya con mosto de este año otro sitio típico del Aljarafe, en este caso de Bollullos de la Mitación, la bodega La Escalera. Aquí más información.

Aquí un video con un recorrido por las bodegas de mosto de Umbrete, una de las localidades donde esta costumbre está más implantada.