La famosa calentería Velarde y Borromeo de Triana cerró sus puertas el pasado domingo por la jubilación de su propietario. Se dan un plazo de seis meses para buscar a alguien que siga con la actividad

Entre constantes muestras de cariño de los vecinos del barrio de Triana la calentería Velarde y Borromeo de la calle Liria cerraba sus puertas el pasado domingo a primeras horas de la tarde. De esta manera Manuel Velarde, su gerente, cumplía su anuncio realizado hace unos meses de que dejarían la actividad a finales de junio por jubilación. El cierre coincide además con el 50 aniversario del establecimiento.

Ramos de flores para Victoria Gómez, la esposa de Manuel y la «sonrisa» de la calentería ya que era la persona que atendía al público, sevillanas con letra adaptada al momento, constantes aplausos espontáneos y muestras de cariño diversas han sido lo habitual de estos últimos días del establecimiento.

Manuel Velarde Borromeo tiene 66 años y lleva desde los quince en la profesión cuando, junto a su padre, abrió el conocido establecimiento trianero. El calentero tan sólo tiene ahora un deseo y es encontrar a alguna persona que se haga cargo del negocio. «Por el momento han venido bastantes personas a interesarse pero hasta ahora no hemos encontrado al candidato idóneo» señala. Pero no se desaniman «y seguiremos en ello. Seguiremos esperando durante seis meses. Si en este tiempo nadie se hace cargo del negocio ya entonces comenzaremos a  vender la maquinaria». Manuel se ofrece incluso a formar a la persona que llegue enseñándole los secretos de sus calentitos y de su pavías, otra de las especialidades del sitio.

Aquí la historia de la calentería Velarde y Borromeo.

Aquí la receta de sus famosas pavías.

Pincha aquí para disfrutar el buey gaditano