La francesa Anne Philip abre en la calle Regina Proust, la primera tienda dedicada exclusivamente a las magdalenas. Tienen forma de concha y las ofrecen tanto dulces como saladas

 

Todo comenzó con unas vacaciones en España. Fueron tan importantes en su vida que a partir de ahí Anne Philip, 29 años, decidió dejar su profesión de diseñadora de muebles para dedicarse a hacer magdalenas.

El pasado viernes 28 de mayo Anne, en unión de Maxime Ramos, su pareja, de 30 años, abrían en la calle Regina su pequeña tienda dedicada por completo a las magdalenas. Anne ya las había aprendido a hacer hace años pero después de realizar un curso de cocina y de puesta en marcha de negocios decidió poner en marcha el proyecto con el obejtivo añadido de quedarse a vivir en Sevilla, la ciudad de la que los dos se habían enamorado.

La tienda es pequeña, tan sólo un despacho en el que se exponen hasta una decena de tipos de magdalenas, todas con forma de concha «para darles un toque original» señala Anne, que destaca que todas las elaboran de forma artesanal en el pequeño obrador que tienen tras el despacho.

La originalidad de la tienda, la primera de estas características que existe en Sevilla, está hasta en el nombre: «Proust», que hace referencia a una historia del novelista Marcel Proust que escribió que tras probar una magdalena mojada en té recordó momentos de su infancia. El sentimiento expresado por Proust tuvo muchas reacciones hasta el punto de que se ha convertido en una referencia en campos como el marketing o incluso el estudio del cerebro humano.

Anne tiene la típica magdalena esponjosa y tierna, pero además pueden adquirirse un amplio catálogo de magdalenas rellenas que van desde la de compota de mazana, hasta la de crema de limóno o la de vainilla. También las tienen de praliné o de chocolate. Pero sin duda alguna las que llaman más la atención son sus especialidades saladas: la de chorizo con pimientos, la de queso de cabra o la de pesto de pistachos.

El expositor de Proust Magdalenas. Foto: Cedida,

Las magdalenas se pueden comprar por unidades o también en cajas de 6. El precio va entre el euro y el 1,80 euros, dependiendo de los rellenos. Como único complemento tienen refrescos. Los que deseen sentarse a comerlas tranquilamente lo pueden hacer en en el Virgin Coffee, una cafetería que está al lado. También las tienen en el café Moma que está en la calle Feria número 33.

La idea de Anne es ir ofreciendo nuevos sabores de magdalenas en el futuro. Por el momento la que que está teniendo más éxito es la de Praliné.

Horarios, localización, teléfono y más datos de Magdalenas Proust, aqui.

Aquí la guía de pastelerías de la provincia de Sevilla

Pincha aquí para disfrutar del chuletón