El restaurante del céntrico hotel reabrirá sus puertas a mediados de agosto sustituyendo su conocido buffet matutino por paquetes cerrados en función de los alimentos que los compongan.

 

Los desayunos de Gravina 51, eje central de la oferta hostelera del céntrico establecimiento, regresan a mediados de agosto. Y lo hacen en un nuevo formato, adaptado a los tiempos de coronavirus. Así, el restaurante del hotel Gravina 51 sustituye su buffet libre por un servicio de menús cerrados matutinos tanto para desayunos como brunchs. El jefe de cocina del establecimiento, Alejandro Gómez, ha explicado que para el primer formato se ofertarán dos opciones, una liviana compuesta de café o infusión, zumo y tostada o bollería, y otra más amplia en la que tendrán cabida todas las especialidades del establecimiento. «Contamos con una carta de ahumados, otra de huevos, bollería y pasteles artesanos realizados por nosotros mismos… todo culminado por una copa de cava», comenta.

Respecto a los brunchs, aún por cerrar por completo, Gómez ha desvelado que contarán también con tres variantes a elegir, una centrada en productos andaluces, otra dedicada a los desayunos norteamericanos y una última en la que los productos saludables serán los protagonistas.

Más sobre Gravina 51, aquí.