Los cuatro establecimientos de Casa Ruiz de la capital hispalense sirven desde hace cuarenta años estos singulares panes cuadrados durante los desayunos.

 

Si algo caracteriza a los desayunos de los cuatros establecimientos de Casa Ruiz, repartidos entre las zonas de Nervión, Huerta de la Salud, casco histórico y Sevilla Este, es la amplia variedad de panes a escoger para sus tostadas. Desde que su propietario Juan Ruiz Lora fundara el primero de ellos en 1982, estos restaurantes han contado con los populares bollos y prietos de La Algaba. Aunque también con una pieza de pan no tan conocida en la ciudad de Sevilla: el mollete cuadrado oriundo de Marchena.

Casa Ruiz oferta estos molletes en sus desayunos desde hace cuarenta años. Foto: CosasDeComé

De hecho, todo hace apuntar que es Casa Ruiz el único sitio donde encontrarlo en la capital. Se trata de uno mollete cuya forma se atribuye a su origen árabe y que se distingue, además de por su aspecto, por la levedad de una masa que se encuentra muy alveolada, recordando un poco a la chapata italiana. En los establecimientos de Juan Ruiz Lora los molletes de Marchena se sirven tanto en formato pequeño, a 2,40 euros con café, como grande, que asciende a 3,15. También cuentan con una versión integral. Todos ellos pueden acompañarse con la manteca o chacina ibérica de producción propia de Casa Ruiz que el cliente elija, aunque lo más habitual es pedir «el de la casa» con aceite y jamón. Casa semana, el establecimiento de la calle Pablo Cepeda de Nervión vende al público unos sesenta molletes marcheneros de tamaño normal y otros sesenta pequeños.

Más sobre Casa Ruiz, aquí.

Más sobre los molletes marcheneros, aquí. 

Aquí la gran gruía del mollete de la provincia de Sevilla.