Distintas piezas de ternera, cordero e incluso codornices elaboradas con leña de encina se cuentan entre las especialidades de este recién inaugurado establecimiento emplazado en el número 8 de la céntrica calle Murillo.

La pasión por las brasas se extiende por la provincia de Sevilla. Un ferviente defensor de las posibilidades gastronómicas de este tipo de cocina es el emprendedor sevillano Francisco Sánchez Montero. Ello le ha impulsado a, tras toda una vida entregada al negocio textil, inaugurar hace unos días su propio establecimiento hostelero dedicado a las carnes a la parrilla. Su nombre: Murillo 8 Brasas, debido a su ubicación en la céntrica calle junto a la plaza del Museo y su enfoque gastronómico. «Soy un enamorado de las brasas y quería traer este concepto a este pequeño rincón del centro de Sevilla», revela Sánchez Montero.

Codornices adobadas a la plancha. Foto cedida por el establecimiento

Codornices adobadas a la plancha. Foto cedida por el establecimiento

Así, según explica su propietario, Murillo 8 Brasas cuenta con un horno de brasas que también posee funcionalidades de uno eléctrico con parrilla y utilizan para sus elaboraciones leña de encina «de primerísima calidad que les confiere un sabor espectacular». El recién inaugurado establecimiento se especializa en carnes de vacuno, cordero, conejo e incluso codornices a la parrilla, todas ellas acompañadas de su correspondiente guarnición de verduras o patatas. También sirven patas de pulpo, hamburguesa de ternera y parrillada de verduras a la brasa.

Además de las brasas, el espacio cuenta con tapas frías y calientes, cazuelas, ensaladas y revueltos. Foto cedida por el establecimiento

Además de las brasas, el espacio cuenta con tapas frías y calientes, cazuelas, ensaladas y revueltos. Foto cedida por el establecimiento

Además, poseen una carta con una decena tapas frías, que van desde un tartar de atún y aguacate a una porra antequerana, y otras tantas calientes con cierto punto actual, como el magret de pato con salteado de verduras al wok, sin dejar de lado los clásicos como las espinacas con garbanzos. Ensaladas, cazuelas, revueltos varios y menús diarios los días entre semana completan la oferta de Murillo 8 Brasas. Actualmente se encuentran ideando una carta de postres caseros tradicionales que desean lanzar en breve.

Interior de Murillo 8 Brasas, con capacidad para una decena de mesas. Foto cedida por el establecimiento

Interior de Murillo 8 Brasas, con capacidad para una decena de mesas. Foto cedida por el establecimiento

El espacio, de unos 50 metros cuadrados de extensión y capacidad para unas diez mesas, se define a nivel decorativo como «clásico a la par que acogedor con toques de sevillanía» gracias a sus láminas de la Feria de Abril y distintas fiestas de la ciudad de finales de los años 50.

Más sobre Murillo 8 Brasas, aquí.

…Y además