La aplicación móvil Too Good To Go triunfa en Sevilla con un centenar de establecimientos que venden a través de ella los excedentes de comida para evitar su desperdicio

 

“Por mucho que planifiques, es inevitable que en bares y negocios de hostelería sobre comida al terminar el día. Y más si trabajas con productos frescos. Nos daba pena que ese sobrante acabara en la basura” . Son palabras de Mariano España, uno de los propietarios de Cocomé, un establecimiento de cocina saludable del centro de Sevilla. Pero podrían ser las de cualquier otro hostelero de la provincia consciente de que solo en España 7,7 millones de toneladas de alimentos anuales acaban en la basura, al ser, según la FAO, el séptimo país de la Unión Europea que más despilfarra.

Cocomé es uno de los más de 100 establecimientos de Sevilla que participan en esta iniciativa. Foto: CosasDeComé

Cocomé es uno de los más de 100 establecimientos de Sevilla que participan en esta iniciativa. Foto: CosasDeComé

Para poner freno a esta situación, nace en 2016 la aplicación móvil Too Good To Go (que se traduciría como “demasiado bueno para ser tirado”) que ha aterrizado en Sevilla en marzo de 2019 y que ha supuesto toda una revolución entre hosteleros. De hecho, en menos de un año de vida ya se han adherido a la misma más de un centenar de establecimientos. “Participando en ella damos solución a dos problemas con los que estamos concienciados: el despilfarro de alimentos y el cuidado del medio ambiente. Nos sentimos muy satisfechos”, comenta Adrián Sandoval, encargado de la Gorda de Calatrava, que se unió a esta novedosa herramienta hace un mes.

Bajo el lema #LaComidaNoseTira, Too Good To Go es una aplicación móvil que permite a restaurantes, hoteles, supermercados, panaderías, fruterías, entre otros negocios, vender su excedente diario mediante unos packs que contienen esa comida sobrante y que se venden a precio reducido, normalmente a un tercio de su valor real. “El paquete es sorpresa y su contenido y volumen dependerá de los alimentos no vendidos cada día. Eso sí, siempre serán productos de calidad, frescos y en su mayoría elaborados en el mismo día. Su única pega es que no han sido vendidos al final de la jornada”, aclaran desde Too Good To Go.

Los paquetes sorpresa de Too Good To Go se recogen en el local y a la hora estipulada por el negocio. Foto cedida por Too Good To Go

Los paquetes sorpresa de Too Good To Go se recogen en el local y a la hora estipulada por el negocio. Foto cedida por Too Good To Go

Para hacerse con este pack sorpresa, es preciso descargar la aplicación que está disponible de manera gratuita para iOS y Android. Nada más entrar, y gracias a la geolocalización o al código postal, los usuarios pueden contemplar los establecimientos que tiene a su alrededor y el número de packs que ofertan cada uno de ellos, así como su precio. Para una mayor precisión a la hora de la búsqueda, Too Good To Go sugiere aquellos sitios más próximos o los disponibles según si se prefiere un paquete para el almuerzo o cena. “La verdad es que la aplicación funciona muy bien. Nuestros clientes están muy contentos y la manejan con facilidad”, manifiestan desde Pan y Piú, otro de los establecimientos sevillanos unidos a esta iniciativa.

Al adquirir su paquete, el usuario paga a través de la aplicación y ya solo tiene que ir a recogerlo al establecimiento a la hora indicada que ha elegido previamente el negocio. Posteriormente, podrá valorar en la app la calidad del paquete adquirido. A pesar de que Too Good To Go no contabiliza el número de registrados en su plataforma por ciudades, desde su departamento de Comunicación destacan “la rapidez con la que los paquetes se acaban en Sevilla, indicativo de que la aplicación y su apuesta por el no desperdicio están calando”. De hecho, según confiesan desde el mismo gabinete, ha sido la respuesta obtenida en la capital hispalense la que ha animado a la aplicación móvil a expandirse por el resto de Andalucía en ciudades como Málaga o Córdoba.

La app permite ver qué establecimiento salvan comida contra el despilfarro cerca del usuario. Foto: CosasDeComé.

La app permite ver qué establecimientos salvan comida contra el despilfarro cerca del usuario. Foto: CosasDeComé.

El propietario de la cafetería la Farmacia Dulce, Javier Rodríguez, descubrió la existencia de Too Good To Go a través de unos conocidos. La propuesta le sedujo. “Me pareció muy interesante que existiera un plataforma así para atajar este problema real de la hostelería. Así que contacté con ellos y decidí participar”. Tal y como hizo Rodríguez, diariamente nuevos establecimientos se suman a la aplicación en Sevilla y provincia. Too Good To Go inició su andadura en Sevilla con una treintena de negocios y ya supera el centenar. “En este tiempo hemos salvado 20.500 packs de comida, estamos muy satisfechos”, valoran desde la aplicación.

La app da cabida en Sevilla a todo tipo de establecimientos. Panaderías, pastelerías, negocios de comida para llevar tienen una importante presencia en la aplicación aunque también se encuentran bares de tapas, pizzerías, fruterías, japoneses e incluso un restaurante cubano y otro colombiano. Para formar parte del catálogo de To Good To Go, todos ellos se inscribieron en la web de la aplicación o bien recibieron una visita de su equipo para explicarles el funcionamiento de la misma y asesorarles sobre cómo calcular su excedente diario para conformar así los paquetes sorpresa. Por cada pack vendido, la app cobra un euro. En el caso de que alguno de los paquetes no tenga salida, la empresa no cobra cantidad ninguna.

Los bocadillos del Bocaíto de la calle Feria también se encuentran en esta aplicación donde proliferan panaderías, fruterías y locales de comida para llevar. Foto cedida por el establecimiento.

Los bocadillos del Bocaíto de la calle Feria también se encuentran en esta aplicación donde proliferan panaderías, fruterías y locales de comida para llevar. Foto cedida por el establecimiento.

“Estoy encantado con la aplicación. Primero porque supone un compromiso medioambiental. Y después porque las personas que vienen a por nuestros packs pueden convertirse con el tiempo en clientes habituales. Me alegra que existan movimientos de este tipo”, concluye Álvaro Nocea, propietario de El Bocaíto de la calle Feria, un establecimiento de bocadillos.

La idea de la creación de Too Good To Go surgió en Dinamarca de la mano de los emprendedores español y danesa Oriol Reull y Mette Lykke durante un buffet libre tras contemplar cómo se tiraba toda la comida no consumida al final de la cena. Fue entonces cuando decidieron cambiar la situación. Cinco años después, la aplicación cuenta con 20 millones de usuarios y más de 39.000 establecimientos asociados.