El restaurante de alta cocina reabrió el pasado 28 de mayo reinventándose y apostando por una cocina pura, con productos de temporada y sin artificios. Además, se acerca al cliente medio con platos en formato ración, vinos por copas y servicio de coctelería, entre otras novedades.

 

El restaurante de alta cocina Meridional ha regresado del confinamiento estrenando propuesta gastronómica. El establecimiento se reinventa con un enfoque centrado en el producto de temporada, sin ingredientes artificiales, elaborado de forma sencilla y cuidada. «Meridional busca plasmar su particular visión de la cocina de autor en una carta que mezcla el mejor producto local con una técnica inspirada en la nueva gastronomía nórdica», aclara su propietario, el hostelero David Pareja.

Un concepto gastronómico en el que la calidad no se encuentra reñida con el precio de sus elaboraciones. Así, Meridional disminuye el precio de su ticket medio a unos 30 euros por persona a través de platos de tamaño similar a una ración o servicio de vinos por copas. Iniciativas para acercar la alta cocina a un gran público que, según Pareja, se encuentra ávido de nuevas experiencias en las que confluyen » el placer gastronómico y la celebración del rencuentro en torno a una mesa».

Lubina Song Shu Yu al adobo de estero marino de Barbate, abierta con un corte chino y adobada en pimentón de Ávila. Foto cedida por el establecimiento

La nueva carta post-confinamiento de Meridional no es muy extensa. Y se complementa con una bodega de más de 300 referencias de las que el 70% son vinos naturales. La nueva sumiller a su cargo es Begoña García-Olivares. Los platos, diseñados por el también nuevo jefe de cocina Rubén Delgado, constan de 12 elaboraciones entre entrantes, primeros y principales, a los que se suman 3 propuestas dulces.

Para comenzar, el equipo de sala sugiere cuatro recetas frescas a base de vegetales de temporada: el variado de tomates de huerta, las alcachofas a la brasa o los espárragos blancos a baja temperatura. Un salpicón de bogavante acompañado de una salsa de verduras completa este bloque.

La carta continúa con opciones de carne y pescado de cercanía como el tartar de vaca retinta de crianza ecológica de la Sierra de Cádiz cortado a cuchillo y aliñado al momento, la lubina Song Shu Yu al adobo de estero marino de Barbate, abierta con un corte chino y adobada en pimentón de Ávila o el tartar de gamba blanca de Huelva en terrina de oreja de cerdo ibérico. No faltan propuestas de estilo más internacional como la coquelet en pepitoria thai, receta a base de pequeños gallos criados con grano en la región de Bressé (Francia), guisados con regusto a jengibre y lemongrass, y acompañados de bimis a la brasa.

Pisco sour de ruibarbo y shiso, uno de los nuevos cócteles de Meridional. Foto cedida por el establecimiento

Pisco sour de ruibarbo y shiso, uno de los nuevos cócteles de Meridional. Foto cedida por el establecimiento

La experiencia en este renovado Meridional puede completase, según desvela David Pareja, con el nuevo servicio de coctelería del local al que se une un cambio decorativo que completa su lista de novedades tras la reapertura. Meridional se encuentra ahora está decorado en tonos neutros a base de madera y hormigón sobre fondos blancos. Destacan dos espacios diferenciados: una sala con mesas bajas redondas y una zona de barras corridas que permiten divisar, de forma más informal, la ejecución de la cocina. Debido a las nuevas medidas impuestas por el COVID-19 el establecimiento no admite más de treinta comensales.

Más sobre Meridional, aquí.