Ya se conocen algunos detalles del cuidado interiorismo del nuevo centro de alta gastronomía de Carmona que el catering Alfardós y el restaurante La Almazara abrirán de forma inminente.

 

La apertura parece que vuelve a retrasarse algunos días más.  El proyecto pionero de alta gastronomía diseñado por el cátering Alfardós y el restaurante La Almazara debe esperar para su inauguración oficial mientras el grupo empieza a utilizar algunas de sus zonas para pruebas de menús nupciales. Lo que sí se encuentra listo y en perfecto estado de revista es la decoración e interiorismo del espacio que ha corrido a cargo de Bia Aquitectos.

Sugerente olivo del revés que preside la entrada al espacio. Foto cedida por el establecimiento.

Sugerente olivo del revés que preside la entrada al espacio. Foto cedida por el establecimiento.

Luis Cabeza, uno de los responsables del proyecto, desvela, a modo de aperitivo, algunos de los elementos decorativos que acompañarán a la experiencia gastronómica y formativa del centro de alta gastronomía carmonense. Un olivo invertido de tronco dorado recibe al visitante en esta antigua almazara del siglo XIX simbolizando la nueva recolección de la aceituna frente a la postal antigua de recogida de olivas con los métodos de antaño. «El olivo es impactante, como todo lo que aguarda al cliente de Experiencia Alfardós», explica el responsable. Los techos del centro recrean los huecos de las tinajas donde se almacenaba el aceite después de la prensa y son utilizados como lámparas, al igual que las vigas decorativas que cuelgan del techo.

Salón con la imagen de la recogida de aceitunas al fondo. Foto cedida por establecimiento.

Salón con la imagen de la recogida de aceitunas al fondo. Foto cedida por establecimiento.

Nada dejará indiferente a los participantes de ‘Experiencia Alfardós’ que, según Luis Cabeza, arrancarán ofreciendo menús degustación y eventos para grupos «diferentes a todo lo visto hasta ahora».

Más sobre ‘Experiencia Alfardós’, aquí.