El empresario Santiago Barber prepara hasta siete tipos distintos de paella, tanto para consumir in situ como para llevar, siguiendo las recetas clásicas de su Valencia natal.

 

Santiago Barber hace paellas casi desde que tiene uso de razón. Nacido en la localidad de Ayelo de Malferit (Valencia) aprendió todos los secretos de la elaboración de este clásico de los fogones valencianos de manos de sus padres, que lo preparaban para cualquier evento festivo o familiar que se preciara. «En la cultura valenciana, la paella se asocia a la celebración y al disfrute colectivo. Esta filosofía y su receta auténtica es algo que quería dar a conocer en Sevilla», declara Barber. De este impulso, cobró vida hace unos meses Paella e Hijos, una casa de comidas centrada en arroces valencianos y ubicada en el número 21 de la calle Juzgados, en el céntrico barrio de San Julián.

El local se ubica en el número 21 de la calle Juzgados, en el céntrico barrio de San Julián. Foto cedida por Paellas e Hijos

El local se ubica en el número 21 de la calle Juzgados, en el céntrico barrio de San Julián. Foto cedida por Paellas e Hijos

Hasta siete tipos de arroces secos oferta este nuevo establecimiento: paella valenciana, de verdura, de mariscos, de coliflor y bacalao, negro, a banda y fideuá, aunque es el primero de ellos el que registra mayor demanda. «También es en el que hacemos más incidencia porque lo entendemos como la madre de todas las paellas y la que simboliza el equilibrio perfecto entre el sofrito, la verdura y la carne», puntualiza el propietario de Paella e Hijos. Las elaboraciones de Barber pueden consumirse in situ en el local, con espacio para una treintena de personas, o bien encargarse para llevar. «Si se desea encargar una paella completa, puede hacerse los fines de semana. Las hacemos a partir de cuatro personas», aclara.

Por otra parte, Barber entiende Paella e Hijos como una casa de comidas sostenible, en la que prima la sencillez, los productos de temporada y en la que se preparan entre semana uno o dos arroces al día, salvo los que son por encargo, «con la intención de que no sobre comida y que sea el cliente el que se adapte a nuestra oferta». «No somos un sitio para turistas, sino que nos integramos en el ecosistema de barrio», aclara.

Paella e Hijos estrenará carta de arroces caldosos después de verano. Foto cedida por el establecimiento

Paella e Hijos estrenará carta de arroces caldosos después de verano. Foto cedida por el establecimiento

Junto a la carta de paellas y para diversificar su oferta, Santiago Barber se plantea introducir alguna ensalada de temporada y tapas valencianas como las cocas saladas, la sepia a la plancha con ajo y perejil, o embutido de la zona. Una vez finalizada la temporada estival, Paella e Hijos estrenará también una carta de arroces caldosos por encargos.

Más sobre Paella e hijos, aquí

…Y además