El joven arquitecto beirutí Anas Honeiny lleva hasta Sevilla el recetario tradicional libanés de su familia para reinterpretarlo con un toque actual. Lo hace en una antigua casa de muebles de la calle Feria que él mismo se ha encargado de rehabilitar y convertir en el restaurante Fatouch.

 

Fatouch es el nombre de la la típica ensalada libanesa con pan que no falta en ningún hogar de Beirut. Una receta, como tantas otras tradicionales de su país de origen, que Anas Honeiny aprendió de su madre y abuela. Ellas fueron las grandes mentoras en los fogones de este joven arquitecto beirutí apasionado de la que considera «la auténtica cocina del Líbano, la de andar por casa». Unos elaboraciones autóctonas que Honeiny ha trasladado hasta el corazón de Sevilla, en plena calle Feria, con su restaurante Fatouch. «Se trata de una tendencia en Beirut, la cocina clásica libanesa con un punto de modernidad. Reinterpretada. Es algo que aún no ha llegado a Europa», explica Anas Honeiny, feliz al sentirse pionero con su propuesta gastronómica.

Terraza de Fatouch, en el número 33 de la calle Feria. Foto: CosasDeComé

Terraza de Fatouch, en el número 33 de la calle Feria. Foto: CosasDeComé

Honeiny, heredero del recetario familiar, dirige los fogones de Fatouch mientras su amigo y socio, Remy Eusebe, hace las veces de jefe de sala. «Fatouch no solo ofrece una cocina distinta a lo que se ve en Europa o en Sevilla. También es especial por su emplazamiento en un clásico edificio sevillano que antes fue una tienda de muebles», puntualiza Eusebe. De hecho, ambos empresarios han mantenido el rótulo de ‘muebles’ de la entrada del local como un guiño a su esencia.

Así, donde años atrás se vendían cómodas y sofás, Anás Honeiny elabora desde hace unos seis meses hasta cinco tipos de hummus, ensaladas varias, pitas libanesas tostadas rellenas de carne y verduras y un surtido de mezze o platos pequeños. Lo hace en una cocina abierta y a la vista porque, según explica, «en Líbano se come mucho con los ojos y existe una gran cultura de comida callejera». La hospitalidad libanesa es otra de las señas de identidad del país que Honeiny y Eusebe han querido llevar hasta Fatouch. Sus camareros, siempre atentos y sonrientes, se desviven en explicar cada una de las elaboraciones a los clientes. «Suelen tener dudas y nos encanta atenderles bien. Para los que no conocen nuestra cocina tenemos la Sofra, similar a un surtido o menú degustación de varios platos», aclaran.

Anas en los fogones, reinterpretando una de sus recetas de origen familiar. Foto cedida por el establecimiento

Anas en los fogones, reinterpretando una de sus recetas de origen familiar. Foto cedida por el establecimiento

Todos ellos se pueden consumir en barra, junto a la cocina abierta, mesas interiores o en terraza. Espacios a cual más agradable con un conseguido toque vintage .Y es que el resultado de la restauración de la antigua tienda que hoy se ha convertido en Fatouch es fascinante. Se han rescatado los muros de piedra del anterior establecimiento, sus vigas de madera se han utilizado para realizar la imponente puerta de entrada y el anterior almacén ha quedado como techo abierto. Un trabajo de Honei Arquitecture, el estudio de arquitectura de Anas Honeiny, que suma como punto a favor de esta innovadora propuesta gastronómica en el centro de Sevilla.

Más sobre Fatouch, aquí.

…Y además