El Mercado de Enma de Mairena del Aljarafe es el mejor ejemplo de negocio que se adapta a todos los escenarios sin perder la calidad. La firma combina con acierto restaurante, tienda de comida para llevar, salón de eventos, talleres de cocina y ahora, también, servicio a domicilio

 

Abrieron sus puertas un 11 de noviembre de 2011. La idea era poner en marcha una tienda de comida para llevar, pero ya, en sus comienzos, decidieron arriesgar un poco más y la unieron a un restaurante. Eran cuatro personas trabajando y el local tenía unos 180 metros cuadrados. Nueve años después, El Mercado de Enma, en Mairena del Aljarafe, ocupa más de 800 metros cuadrados, da empleo a 25 personas y combina hasta cuatro negocios en uno: restaurante, tienda de comida para llevar, salón de eventos y talleres de cocina y un servicio a domicilio que acaban de poner en marcha.

Cuando se les pregunta a Inma Jurado Romero (37 años y de Sevilla) y a Eduard Arboleas Llobet (40 y nacido en Barcelona) por las claves del negocio señalan que «todo se basa en el trabajo, trabajamos mucho todos los días para que esto salga bien», pero parece que detrás de esta empresa familiar hay muchas más claves que explican el porqué esta fórmula de restaurante «al cuadrado», con cuatro lados, ha tenido tanto éxito sin que ninguno de ellos se resienta.

Cuando se habla con Eduard e Inma da la impresión de que en esta empresa no se improvisa nada. Todo lo que hacen lo cuidan y lo estudian con detenimiento, y es que Romero y Arboleas cuando pusieron el negocio ya traían una amplia experiencia en el sector.

La tienda de comida para llevar de El Mercado de Enma. Foto: Cosasdecome

Inmaculada, a la que hace alusión el nombre del establecimiento, estudió en la Escuela del Alabardero de Sevilla, donde pudo especializarse en repostería y donde también estuvo trabajando posteriormente. Luego estuvo un tiempo en el restaurante «Las Rejas» de Manolo de la Osa. Allí fue donde conoció a Eduard, otro enamorado del mundo de la hostelería. Eduard empezó a los diez años ayudando a su madre Isabel Llobet en su tienda «Rostisseria Isabel» una prestigiosa firma dedicada a la cocina preparada que se fundó hace 50 años en Barcelona.

Más tarde estudió en la Escuela de Hostelería Hofmann de Barcelona y cuando llegó a Sevilla estuvo cinco años en el restaurante Az-Zait, que era entonces toda una referencia gastronómica de la ciudad.

De Az-Zait se vino en 2011 para poner en marcha el negocio de Mairena del Aljarafe. Se inspiraron en la tienda que tiene en Barcelona la madre de Eduard. De hecho algunos de los platos del establecimiento, como la ensaladilla que sirven en la tienda de comida para llevar, las croquetas o los canelones son recetas traídas desde allí.

Comedores de El Mercado de Enma. Foto: Cedida por el establecimiento

La familia de Inma se ha implicado en el proyecto. Su madre, Marisa Romero, es la que lleva la administración de la empresa y la hermana de Inma, Julia, especialista en Marketing, se ocupa de las redes sociales, diseño web y los planes de promoción del establecimiento.

Una de las características más llamativas de El Mercado de Enma y quizás una de las claves de su éxito es que preparan platos diferentes para cada uno de los negocios. «Tan sólo un 20 por ciento de los platos se comparten. Lo demás es especifico o para el restaurante, o para la tienda o para el servicio a domicilio».

El expositor de postres de la tienda de comida para llevar. Foto: Cosasdecome

«Los platos del restaurante no se pueden trasladar igual a la comida preparada o a domicilio. En el establecimiento se sirven y se degustan al momento. Si sirviéramos lo mismo, cuando se toman los platos en casa, que ya ha pasado un tiempo, los platos no estarían en óptimas condiciones».

Llama la atención la tienda de comida para llevar. Comenzó estando en el mismo local que el restaurante, pero ahora ocupa en espacio independiente. Hay tres grandes vitrinas, dos dedicadas a salados, y una a otra de las grandes sorpresas de la casa, un atractivo departamento de postres. Hay también vinos, picos, patatas y otros complementos. Los platos y las presentaciones se alejan un poco de los clásicos de las tiendas de comida para llevar. Llama la atención, por ejemplo, un aliño de remolacha y frutos secos o unos vistosos lomos de sardinas limpios y acompañados de unos pimientos rojos partidos en menudito.

Interior de la tienda de comida para llevar de El Mercado de Enma. Foto: Cedida por el establecimiento

Resaltan que «todo se hace aquí. No traemos nada preparado de fuera». En los postres cada porción de tarta está separada con unos papeles para que no se deterioren las piezas y el tocino de cielo viene en unas latitas como de conserva de pescado.

Los precios son también superiores a los que se pueden encontrar en otras tiendas de comida para llevar «pero aquí apostamos por la calidad». La misma filosofía la aplican en el restaurante. Aunque las plazas ahora se han reducido con las medidas tomadas contra el Coronavirus, tienen una capacidad de unas 90 personas entre la barra, el comedor y una terraza acristalada que pueden cerrar o abrir dependiendo de las condiciones meteorológicas. Es la propia Inma Jurado la que se ocupa de atender el comedor, mientras Eduard está en las cocinas. Los fines de semana conviene reservar porque el sitio está a tope. Hay foie micuit realizado por ellos mismos y que acompañan con pan de cítricos y una mermelada de orejones que también elaboran en el establecimiento, un sorprendente salmorejo que aliñan con mermelada de albahaca o el bacalao de la casa que va con cebolla confitada, pasas, almendras, puerro frito y ajos.

Bacalao El Mercado de Enma. Foto: Cosasdecome

La carta es de las que atienden a todos los gustos. Hay desde platos especiales para niños hasta opciones vegetarianas y lo mismo ocurre con los precios. Se puede tomar desde media de ensaladilla de atún por 4,5 euros o un cerdo ibérico salteado con verduras por 10 o irse a las ostras francesas (4,5 euros la unidad) o el jamón ibérico de bellota (21 euros) y terminar con un solomillo de vaca frisona de 21 euros acompañado con unas patatas hojaldradas.

Cuentan con un aparcamiento propio donde se puede dejar el coche mientras se come o para recoger la comida para llevar.

El salón de eventos tiene capacidad para unas 65 personas. También realizan cursos de cocina y tienen un extenso surtido de tartas que elaboran por encargo.

El último reto que han asumido es el de la comida a domicilio con la que han empezado a trabajar hace sólo unas semanas. El reparto lo realizan con un servicio propio, sin ninguna de las plataformas ahora tan de moda y, por el momento, funciona los viernes y sábados para almuerzos y cenas y los domingos para almuerzos. Han empezado sirviendo los pedidos en la propia Mairena del Aljarafe pero también llegan hasta Palomares.

El servicio a domicilio tiene también una carta diferente al del restaurante y la tienda de comida preparada. Los platos van listos para consumir, pero van en recipientes que permiten ser calentados en caso de que sea necesario o que conservan las características del plato. El reparto se realiza en coche y no en moto para que los productos vayan más protegidos y lleguen perfectamente a su destino.

Cada semana tienen una carta diferente y los pedidos se pueden realizar a través de la propia web del establecimiento. Ofrecen desde ajo blanco o ensaladilla de atún como entrantes, a pasta yakisoba o el famoso bacalao de la casa como platos principales, además de los postres donde se puede encontrar desde el brownie hasta una tarta de Santiago.

Señalan que «el futuro dependerá de lo que digan los clientes y nosotros estamos obligados a adaptarnos a ellos. Ellos son los que nos guían hacia donde debemos ir. Nuestra filosofía es hacerlo todo con calidad, y procuraremos siempre seguir adelante con seguridad, esperando que nuestros clientes y amigos nos acompañen en el camino».

Aquí puede ver las cartas de restaurante, comida para llevar y servicio a domicilio de El Mercado de Enma.

Horarios, localización, teléfono y más datos de El Mercado de Enma, aquí.