El restaurante Orio del grupo Sagardi ofrece en el centro de Sevilla los clásicos de la cocina de Euskadi pero con guiños andaluces como los langostinos de Sanlúcar o las gambas de Huelva

 

Es un vasco muy vasco. De esos en los que no faltan la tradicional y extensa barra de pintxos donostiarras. Ni tampoco los clásicos txacolís, Riojas Alavesas, ni sus cotundentes carnes ni pescados. Sobre todo estos últimos. Porque Orio, como el pueblo marinero que da nombre a este restaurante del grupo Sagardi en Sevilla, se inspira en los pueblos pesqueros de Euskadi y su gastronomía. Ya lo hacía antes del cierre por la crisis del coronavirus. Y según explica Enrique Meléndez, su director en Sevilla, lo potenciará tras una reapertura que tuvo lugar en mayo. Rodaballo, merluza rebozada y frita, besugo o bacalao al pil-pil, todos ellos traídos directamente de la lonja vasca, son los protagonistas de una carta, “a la que en breve llegarán novedades: el bonito o el atún con tomate están entre ellas

Elaboración del rodaballo, recién traído de lonjas vascas. Foto: CosasDeComé

Elaboración del rodaballo, recién traído de lonjas vascas. Foto: CosasDeComé

No olvida Orio su emplazamiento en el corazón de Sevilla, frente del Archivo de Indias y a pocos pasos de la Catedral, de las Reales Atarazanas y del Real Alcázar, por lo que su oferta gastronómica mantendrá guiños a emblemas de las barras sevillanas como la gamba de Huelva o los langostinos de Sanlúcar.

Mientras, Enrique Meléndez sugiere a sus clientes “hacer un recorrido por la cocina del País Vasco”, ya sea en su terraza o un interior donde se mezcla decoración industrial con la de las típicas tabernas vascas. Para abrir boca, mucho del mar aunque también de la tierra: anchoas de Getaria en aceite de oliva, mejillones de roca hervidos al vapor con un ligero toque de txacolí, txistorra de Orio frita, morcilla vizcaína con pimientos o rabas de calamar preparadas como en Getxo.

Como plato fuerte, o también para compartir, alguno de los pescados frescos del Cantábrico, acompañados de ensaladas procedentes de la agricultura ecológica. O bien, costillas de cerdo, entrecote de vaca vieja o cochinillo Euskal Txerria. “Aunque sin olvidar nuestros platos de la cocina de la abuela. Muy sabrosos y de gran tradición. La tortilla de bacalao, uno de ellos, es uno de los que tiene más demanda del establecimiento”, manifiesta Meléndez.

La tortilla de bacalao, una de las elaboraciones estrella de Orio. Foto: CosasDeComé

La tortilla de bacalao, una de las elaboraciones estrella de Orio. Foto: CosasDeComé

Desde su regreso en el mes de mayo, Orio sigue los protocolos de seguridad establecidos por las autoridades sanitarias: distancias de seguridad de dos metros, desinfección de mesas, sillas y superficies de contacto después de cada servicio, todos los elementos de servicio higienizados a temperatura superior a 90º, dispensadores de geles hidroalcohólicos a disposición de la clientela, cartas digitales disponibles a través de código QR, uso obligatorio de mascarilla para todo el personal, así como fomento del pago con tarjeta. Excepcionalmente, no se podrá consumir en la barra y los pintxos serán servidos en las mesas.

Más sobre Orio, aquí.