Los emprendedores Enrique Cano y Elena Núñez han convertido el que era un establecimiento de piezas precocidas en la primera panadería de autor con largas fermentaciones de la localidad. El pan de maíz y chía es su producto estrella.

 

Enrique Cano, licenciado en Económicas y con experiencia laboral en banca, y Elena Núñez, de formación y bagaje confitero, se hicieron a principios de 2021 una pequeña tienda de alimentación en Los Palacios. Bautizada como el ‘Buen Abuelo’, gran parte de sus ventas se centraban en pan precocido y pastelería ya fabricada. «Hasta que un día decidimos dar un giro de 180 grados en nuestro negocio. Y comprendimos que ya era hora de introducir una panadería artesanal de masa madre y largas fermentaciones en la localidad, que carecía de ella», relata Cano. Cerraron su establecimiento inicial y en el pasado mes de octubre inauguraron en el mismo local su propio obrador de pan de autor: Rustikal.

En él la recuperación de los sabores del pan de antaño vinculado a productos de proximidad de la zona son los protagonistas. «Todo ello abogando por la salud de nuestros clientes a los que informamos sobre los beneficios de estos panes que les despiertan mucha curiosidad», explican los propietarios de Rustikal. Ellos mismos también se encuentran en constante formación de «esta forma de elaborar pan, convirtiéndolo en un alimento sano y con infinitas variedades y posibilidades». En este sentido, el establecimiento oferta diariamente una decena de piezas diferentes que van desde el pan moreno, a las barras y hogazones rústicos y el pan candeal, entre otros. También elaboran grisinis y regañás así como panes especiales según el día de la semana. De todos ellos, según confiesa Cano, el pan de maíz y chía es el más demandado. Acaban de introducir nuevas variantes como un pan de centeno con alto porcentaje de trigo, otro de sarraceno con espelta y molletes integrales con chía. «Jugamos con las masas madres activas e inactivas para controlar la acidez y que los consumidores se acostumbren a su sabor».

Pese a que la capacidad del obrador de Rustikal es limitada debido a sus reducidas dimensiones, Enrique Cano y Elena Núñez afirman que continuarán ampliando a corto plazo su oferta de panes de autor «para llegar a todos los rincones de Los Palacios «.

Más sobre Rustikal, aquí.

Otros artistas de la miga de la provincia de Sevilla, aquí.