«D Casta» una nueva carnicería de alta gama que acaba de abrir en el polígono La Negrita propone una original forma de vender carne por grandes piezas que se pueden ir retirando de la tienda poco a poco. El establecimiento ofrece más de 1000 productos del sector gourmet

 

Los primeros en adoptar han sido los 35 miembros de la peña «La Lotería» de El Viso del Alcor. Han «adoptado» un lomo de buey gallego que dió en la báscula 67 kilos de peso y que está colgado en una impresionante cámara de maduración de paredes acristaladas que está en la tienda y que tiene capacidad para guardar hasta 60 lomos «adoptados».

Los «adoptantes» han pagado por la pieza más de 5000 euros y la cosa consiste en que desde que han hecho suyo el lomo, que se va madurando en esta cámara que controla humedad y temperatura, pueden ir a la tienda e ir retirando los «chuletones» que crean oportunos cuyas piezas les cortan en riguroso directo a las indicaciones «de grosor» que diga el cliente. Para hacerse la idea de como es la cosa, una chuleta de esta pieza, con hueso incluido, puede pesar en torno al kilo ochocientos gramos.

La idea de «adoptar un lomo» es uno de los atractivos de una nueva y llamativa carnicería que acaba de abrir en la calle Laminadora del polígono La Negrilla, situado en las inmediaciones de la S-30 en Sevilla. Se llama de «D Casta» y es una iniciativa del conocido empresario David García Pruna, un profesional especializado en la distribución de productos gourmet y que ahora ha decidido dar el salto para no sólo vender sus productos a la hostelería sino también a los consumidores directamente. «Hemos visto que cada día hay más interés por los productos gourmet y por eso hemos decidido dar el salto».

Vista interior de la tienda. Foto: Cosasdecome

El espacio tiene más de 100 metros cuadrados y es de esos lugares en los que no sabes para donde mirar porque se te encapricha todo. El rey de la casa es el mundo carnívoro. Tienen hasta diez tipos de carne de vacuno diferentes que van desde el retinto de Extremadura o la vaca gallega hasta el exclusivo Kobe que viene de Japón o el Wagyu que viene desde Australia. Lo que venden son los lomos ya partidos en chuletones o en entrecots para que el cliente los haga a la parrilla en su casa. Los tienen, si el cliente lo desea, envasados al vacío para que así lo puedan congelar o meter en el frigorífico hasta que lo consuman.

Las piezas las tienen ya maduradas en las cámaras que tienen en la tienda y los precios pueden llegar a los 275 euros el kilo que vale la carne de Kobe, aunque el buey gallego se puede comprar a 75. García Pruna destaca «que tenemos un gran surtido de carnes porque trabajamos con Discarlux que es una empresa con gran prestigio en este campo y que nos surte de ejemplares de gran calidad. En el sitio donde estamos tenemos que ofrecer cosas muy buenas, para que alguien venga hasta aquí a comprar».

El expositor de carnes. Foto: Cosasdecome

Pero las carnes de vacuno comparten espacio con otras menos vistas pero también llamativas. Así tienen, por ejemplo, unas diminutas costillas de conejo congeladas o carne de cerdo ibérico País de Quercus de Badajoz. En uno de los frigoríficos llaman la atención unos cochinillos enteros, ya cocinados a baja temperatura y que se sirven para que el cliente sólo tenga que meterlos en el horno 15 minutos y servirlos. Hay también la curiosa carne de cerdo alimentado con castañas, otra especialidad que ahora está triunfando entre los aficionados ya que las piezas consiguen una buena infiltración de grasa similar a los ibéricos de bellota.

 

Llama también la atención el surtido que ofrecen de aves, con varios tipos de patos que traen desde Francia, enteros, congelados y ya desplumados o especialidades de caza como venado o jabalí, tanto en carne como también en platos ya preparados en conserva o chacinas.

David García, en el centro de la foto, junto a su socio José Manuel Pérez y Miguel Miranda, el encargado de atender la tienda. Foto: Cosasdecome

 

También está muy presente en la tienda el cordero de la Sierra de Sevilla. Lo traen de la firma Cohiver de Los Corrales y tienen tanto la carne fresca envasada al vacío como varios cortes ya cocinados para que el cliente tan sólo tenga que terminarlo de hacer en su casa.

Los viernes y los sábados hay «espectáculo en directo». En medio de la tienda colocan un pequeño puesto dedicado a las ostras que traen desde Francia. El origen de la firma fue precisamente «Ostreasur» una empresa dedicada a la importación de este producto. Lo último que han traido son las ostras «abrefácil». Se trata de ejemplares ya abiertos pero que luego se vuelven a cerrar con una parafina alimentaria. El cliente, cuando las compra, solo tiene que pasar el cuchillo por esta parafina para separarla de la concha de la ostra y esta se abre con toda facilidad.

En la tienda también se pueden encontrar ostras. Foto: Cosasdecome

Tienen también una línea de platos preparados bastante original y especialmente elaborados para ellos. Así cuentan con una gama de media docena de arroces que vienen precocinados. El sofrito y los tropezones vienen en un recipiente y el arroz en otro. El cliente sólo tiene que unir el contenido de ambos envases y en cuatro minutos tiene el arroz listo. Lo tienen de carne ibérica o con pato y foie.

Ofrecen también cachopos congelados listos para freir o carnes hechas a baja temperatura con salsas especiadas. Otro de los departamentos que llaman la atención es el dedicado a los quesos con más de 100 variedades, muchas de ellas las ofrecen en cuñas para que no sea necesario comprar la pieza entera. «Tenemos desde quesos nacionales a especialidades internacionales. Cuidamos mucho el surtido» señala David García.

Tienen también una cava de vinos con temperatura controlada para las bebidas y toda una pared dedicada a las conservas. Aquí también algunas propuestas llamativas como unas anchoas conservadas en mantequilla ecológica o carne de esturión, además las prestigiosas conservas de Barbate o Tarifa de Cadíz. No faltan tampoco los tomates fritos de Los Palacios o conservas vegetales que traen desde Italia.

Pero la idea de esta nueva tienda gourmet no es limitarse «a vender. Queremos que esto se convierta en un sitio de encuentro en torno a los productos exquisitos. Por eso le hemos llamado gabinete gastronómico. En las próximas semanas queremos comenzar a celebrar una serie de encuentros como catas o clases magistrales sobre diversos productos. Empezaremos con las lógicas limitaciones por el Coronavirus pero queremos que esto no sólo sea una tienda, sino un sitio en el que hablar de gastronomía y donde el cliente no sólo venga a llevarse un producto sino a informarse sobre él y ver nuevas formas de disfrutarlo.

Horarios, localización, teléfono y más datos de D Casta, aquí

…y además

Pincha aquí para disfrutar el buey gaditano