Los propietarios de Mango con Sal, Yim Toledo y Eli Pérez, abren nuevo establecimiento en la calle Zaragoza donde amplían su propuesta gastronómica con influencias de su Venezuela natal en una carta más elaborada basada en tapas y medias raciones.

 

La oferta de gastronomía venezolana crece en las inmediaciones de Plaza Nueva. Si hace un año abría sus puertas en la calle Barcelona el establecimiento Mango con Sal, especializado en ensaladas, ceviches o bocadillos de este país latinoamericano, en enero el nuevo restaurante Señora Pan, que fusiona cocina mediterránea con venezolana, hacía lo propio en la calle Zaragoza. Ambos locales pertenecen a Yim Toledo y Eli Pérez, un matrimonio oriundo de Venezuela, que desea acercar al público sevillano la gastronomía de su país natal «sin olvidar las raíces de la cocina local, apostando por la mezcolanza».

El establecimiento cuenta con dos plantas y en su decoración introduce elementos vinculados tanto a España como a Venezuela. Foto cedida por el establecimiento

El establecimiento cuenta con dos plantas y en su decoración introduce elementos vinculados tanto a España como a Venezuela. Foto cedida por el establecimiento

Bajo esta filosofía nace Señora Pan, un establecimiento que cuenta con unas instalaciones de mayor dimensión que Mango con Sal y con una carta más elaborada basada en tapas y medias raciones. «Queríamos crecer y contar con cocina propia por eso apostamos por este proyecto que se asemeja más a un restaurante, aunque de precios ajustados», comenta Toledo. En la oferta gastronómica de Señora Pan conviven tanto elaboraciones clásicas mediterráneas como croquetas de jamón o arroz cremoso de mariscos con platos de puramente venezolanos como raviolotti de asado negro sobre bechamel de coco y yerbabuena o ceviche de salmón y aguacate con perfume de maracuyá. «En total tenemos una veintena de platos porque no queríamos una carta larga. Preferíamos asegurarnos de que todo lo que ofrecemos es excelente», sentencia el propietario de Señora Pan. De postre, cuentan con tartas de chocolate y queso, ambas caseras. También sirven desayunos con zumos naturales y smoothies que tienen previsto ampliar en breve.

La decoración del establecimiento en el que se ubica Señora Pan, cuyo nombre y logo tienen su origen en la harina de maíz venezolana PAN (Producto Alimenticio Nacional) con la que tradicionalmente se preparan las arepas, mantiene ese equilibrio mediterráneo-venezolano que Toledo ha logrado imprimir también a su gastronomía. Los guiños a España y Venezuela son constante en sus paredes, sin llegar a ser, según su creador, «un establecimiento típico de uno u otro país». El local se divide en dos plantas y cuenta con capacidad para unas ochenta personas. La zona superior se habilitará, tal y como explica Yim Toledo, «cuando las condiciones de la pandemia lo permitan».

 

 

Más sobre Señora Pan, aquí.