Mantecados caseros de La Vicaría. Foto cedida