La pareja formada por el irlandés Martin Sheridan y la olivarense Alicia Pallares abandonó su residencia en Inglaterra para recuperar las recetas caseras de la madre de ésta en el restaurante ‘La Cocina de Mi Suegra’.

 

No hizo falta más que llevarse a la boca una de sus croquetas. Ipso facto, todos los prejuicios y tópicos asociados a la figura de la suegra desaparecieron de la mente de Martin Sheridan, irlandés afincado en Londres, en aquella visita a Olivares en la que conoció a la madre de su pareja, Alicia Pallares. Tal fue el impacto que causó en él la destreza culinaria de su suegra, que también le deleitó con contundentes platos de cocido de calabaza y conejo en salsa, que en aquel preciso instante Martin decidió que esa gran cocinera merecía todo un señor homenaje. «Y pensamos que nada mejor que montar un restaurante dedicado a ella, mi madre, Isabel Barragán, y a sus recetas caseras, muchas de ellas heredadas de mi abuela», comenta Alicia para aclarar que el nombre de La Cocina de Mi Suegra lleva implícito un doble reconocimiento suegril. «Mi madre aprendió  a cocinar con su suegra, que era famosa en Olivares por sus guisos. Así que nuestro establecimiento está dedicado a las dos».

Equipo del restaurante en el que se encuentran Martin, Alicia y su madre Maribel. Foto cedida por el establecimiento.

Equipo del restaurante en el que se encuentran Martin, Alicia y su madre Maribel. Foto cedida por el establecimiento.

Pese a la determinación y ganas de emprender este proyecto por parte de Martin y Alicia, la pareja hubo de esperar algunos años para materializarlo. Mientras, las croquetas de Isabel Barragán les seguían esperando en cada visita a Olivares. No fue hasta 2018 cuando abandonaron sus empleos en Inglaterra para establecerse definitivamente en Sevilla. «Entonces todo salió de corrido e inauguramos La Cocina de Mi Suegra en diciembre. Sabíamos que no queríamos un restaurante típico, sino buscar que los clientes se sintieran como en casa, con las recetas de mi madre preparadas con productos de proximidad», explica Alicia, encargada de supervisar la elaboración de cada uno de los platos junto a su progenitora.

En aras de esta cercanía, Martin y Alicia tienen un particular modus operandi. Ofertan una carta de cinco entrantes, cinco guisos, tres tipos de carnes, cinco de pescados, tres de aliños y cuatro de postres que modifican casi por completo cada semana. Para ello, de lunes a miércoles visitan los mercados de la zona para elegir lo que consideran «los mejores productos de temporada», el jueves se dedican a elaborar los platos correspondientes y no es hasta el viernes cuando abren las puertas de La Cocina de Mi Suegra. «Sólo abrimos viernes, sábados y domingos. Así nuestros clientes comen comida fresca, recién hecha, que no tiene que pasar por el congelador», aclara la propietaria del restaurante olivarense.

Comedor interior de la Cocina De Mi Suegra. Foto cedida por el establecimiento.

El comedor interior del restaurante, de inspiración cálida y familiar. Foto cedida por Chencho Cubiles.

Pese a tener capacidad para más de un centenar de personas, el restaurante de Alicia y Martin está impregnado de una invisible sensación de familia y hogar propiciada por la constante presencia de Martin en la sala, sus conversaciones y risas con los clientes habituales y el intercambio de información e impresiones con los que vienen por primera vez. «Queremos que todo aquel que nos visita tenga la sensación de estar en casa de su madre o su suegra, según prefiera», agrega Alicia.

Martin Scheridan es el encargado de darle el punto a la carne de ternera del establecimiento. Foto cedida por el establecimiento.

Martin Scheridan es el encargado de darle el punto a la carne de ternera en el restaurante. Foto cedida por el establecimiento.

Respecto a la oferta gastronómica de La Cocina De Mi Suegra, no podían faltar en ella las croquetas que cautivaron a Martin Sheridan, tampoco el conejo o la carrillada en salsa, ni la cola de toro, una de las especialidades de la casa y, por consiguiente, de Isabel Barragán. Para los pescados de su carta, Martin y Alicia apuestan siempre por proveedores locales. Además, cuentan con una barbacoa de piedra volcánica donde Martin prepara especialidades de ternera de MJE Pallares, la empresa familiar del abuelo de Alicia. «Mi marido es el que sabe darle el punto exacto a esta carne tierna y dulce, no hay otra igual en el Aljarafe», concluye la propietaria del establecimiento.

CosasDeComé agradece a nuestro tapatólogo Chencho Cubiles el descubrimiento de este restaurante. De él es la foto proncipal que ilustra este reportaje. Para saber más de la visita de Chencho a La Cocina De Mi Suegra, hacer click aquí.

Más datos sobre la dirección, teléfono y especialidades de La Cocina de Mi Suegra, aquí.