El empresario de Alcalá de Guadaíra Antonio Ojeda pone en marcha un asador especializado en vacuno comprometido con el óptimo sellado y terminación de la carne.

Cocinar carne a la brasa de calidad y hacerlo dándole el punto exacto es toda una ciencia. O si no, que se lo pregunten a Antonio Ojeda, empresario de Alcalá de Guadaíra, que no ha cesado en su empeño hasta poner en marcha un asador en su localidad natal. Y lo ha conseguido. Pero no sin antes rodearse de un equipo humano y técnico con la profesionalidad necesario para ello y formarse a conciencia. “Me he empapado del sector, conozco las razas de las vacas y sus cortes. Quería hacerlo bien de antemano”, desvela Antonio en lo que es toda una declaración de intenciones.

De ella nace el restaurante La Frisona que abría sus puertas el 29 de marzo en la calle Mar Rojo de Alcalá de Guadaíra ofertando un amplio abanico de carnes a la brasa, de la mano del distribuidor Ostreasur, en la que ibéricos, cordero y pollo tienen cabida pero donde es el vacuno el que adquiere mayor protagonismo. “Son piezas exquisitas. Tenemos chuletón de vaca madurada, entrecot de vaca gallega, ribeye de novillo argentino que es como mantequilla o el T-Bone de vaca madurada que también es delicioso”.

Las carnes de la Frisona provienen del distribuidor Ostreasur. Foto cedida por el establecimiento.

Las carnes de la Frisona provienen del distribuidor Ostreasur. Foto cedida por el establecimiento.

Tan orgulloso como de su carta se encuentra Antonio del personal que le acompaña en esta andadura gastronómica. No es la primera. El emprendedor alcalareño posee un establecimiento de pescado frito y marisco en la localidad de Rota (Cádiz), pero se encuentra igualmente implicado e ilusionado. “Me he rodeado de los mejores. Mi jefe de cocina ha trabajado en asadores muy conocidos de Sevilla y a mi cocinero me lo he traído de Valladolid porque se ha formado cocinando cochinillos y corderos lechales”, explica el propietario de La Frisona. En este sentido, Antonio aclara que su equipo comparte su mismo grado de compromiso con el óptimo sellado y la terminación de la carne para que el comensal pueda consumirla sabrosa y de su agrado.

Es por este motivo que, en lo que a su equipo técnico se refiere, Antonio Ojeda confiesa sin remilgos que se ha hecho con “el ferrari de las barbacoas, una brasa tipo Josper», parrilla y horno en una sola máquina con la que tiene claro que conseguirá sacarle todo el partido a su carta. Porque, puestos a darle el mejor punto a todo plato que se presente, el restaurante La Frisona se ha empeñado en conseguirlo también con el pescado a la brasa. “Trabajamos el salmón y el atún sobre tabla de cedro, que aromatiza al pescado y lo convierte en un plato único”.

Salmón a la brasa. Foto cedida por el establecimiento.

Salmón a la brasa. Foto cedida por el establecimiento.

Para culminar una visita gastronómica a La Frisona, Antonio aconseja a sus clientes degustar alguna de las tartas americanas de importación que aportan un toque de dulzor entre tanto carbón y rescoldos.

Más sobre la ubicación, teléfono y otros datos sobre el restaurante La Frisona, aquí.