El chef José María Hernández modifica parte de su oferta gastronómica otorgando especial protagonismo al tapeo con la incorporación desde clásicos como el menudo y las espinacas con garbanzos hasta elaboraciones más inusuales.

 

Tres meses después de su apertura, Vida Loca introduce las primeras modificaciones en su carta para adaptarse a la demanda de sus clientes. Unos comensales que, según manifiesta su chef y copropietario José María Hernández gustan de platos para compartir y, ante todo, del tapeo que oferta el establecimiento. Es por ello que Hernández y su equipo han aumentado la oferta de tapas de Vida Loca creando incluso una carta específica con una treintena de propuestas. “Queríamos hacerla más dinámica, que aquel que deseara tapear tuviera más donde elegir. También nos pedían muchos platos clásicos como el menudo o las espinacas con garbanzos pero en formato tapa. Y los hemos incluido”, manifiesta el chef.

Una treintena de tapas componen la carta de Vida Loca. Foto cedida por el establecimiento.

Una treintena de tapas componen la carta de Vida Loca. Foto cedida por el establecimiento.

Junto a esta apuesta por lo tradicional, Vida Loca estrena novedades de elaboración más inusual como el salmorejo de aguacate con salteado de chipirones, la ensaladilla de txangurro, el pez espada con ajoblanco almeriense y los parpadelle al praliné de piñones y boletus. “Empezamos con la nueva carta el viernes 12 de julio y toda la oferta está recibiendo muy buenas críticas y saliendo bien”, explica José María Hernández.

Tapa de el pez espada con ajoblanco almeriense. Foto cedida por el establecimiento.

Tapa de el pez espada con ajoblanco almeriense. Foto cedida por el establecimiento.

 

Además, de la nueva carta específica de tapas, el establecimiento mantiene su carta estándar de platos para la que también han oído las sugerencias de su clientela incorporando mayor variedad de opciones para veganos.

Calamares del campo, plato apto para veganos. Foto cedida por el establecimiento.

Calamares del campo, plato apto para veganos. Foto cedida por el establecimiento.

Más sobre Vida Loca, aquí.