El bar Santa Marta puede presumir de encabezar el ranking de la ciencia del Gigantismo en Sevilla, con uno de sus productos estrella: el flamenquín. Pero es mucho más que eso, y su fama está ganada a pulso desde hace más de 40 años.

 

Siempre me ha gustado especialmente eso de casa de comidas. ¿Y a qué se viene a un bar, si no es a comer? Desgraciadamente, cada vez es menos frecuente encontrar sitios donde todo, absolutamente todo, sea casero. Hecho aquí mismito. Uno entra en el bar Santa Marta, y rápidamente se encuentra con Charo y su delantal inmaculado. La matriarca. Una mirada le vale para situarte, para saber si te conoce o si eres cliente habitual. Y a partir de ahí empieza el festival.

Las entrañas del flamenquín. Foto: Cosas de Comé

Las entrañas del flamenquín. Foto: Cosas de Comé

Cerveza en copa viejuna, de esas de cristal gordo de Duralex que resisten a los vasos de caña, y aceitunas manzanilla, para ir repasando la carta: tortilla recién hecha, flamenquín (y su hermano pequeño, el flamenquito), papas aliñás, lagrimitas de solomillo, mero, pijotas, salmonetes… y uno de los platos predilectos de Charo: el pisto. Santa Marta abrió hace la friolera de 43 años, y desde entonces todo sigue igual, desde los propietarios -Charo Caro y su hermano Rafael- hasta la barra, que con el salón interior y con una de las terrazas más demandadas del centro de Sevilla completan un bar de manual.

Tortillón de patatas. Foto: Cosas de Comé

Tortillón de patatas. Foto: Cosas de Comé

Para entrar en faena hay que atreverse con el flamenquín, probablemente el más grande y conocido de la ciudad. 800 gramos de cinta de lomo rellena de queso, jamón y tocino ibérico muy fino, rebozado y frito durante siete minutos. ¿El truco para que siempre esté igual de bueno? La experiencia, porque de la cocina salen diariamente entre 80 y 100 unidades. Ojo: no intenten comérselo sin la ayuda de dos o tres personas más… Su precio: 15 euros.

Huevos rellenos. Foto: Cosas de Comé

Huevos rellenos. Foto: Cosas de Comé

Otro de los imperdibles de la casa es la tortilla, de la que también se despachan entre 70 y 80 diarias, tanto por tapas como para llevar a casa en su preceptiva caja de cartón. Jugosa y sabrosa, que aunque parezca obvio no es tan fácil de conseguir. Para acompañar, una de esas tapas que se están perdiendo: los huevos rellenos. Dos hermosos ejemplares colmaditos, con mayonesa casera de la que se hace con aceite de girasol, y que se cotizan a 2,75 euros.

Arroz. Foto: Cosas de Comé

Arroz. Foto: Cosas de Comé

Y como todo bar clásico que se precie, aquí al mediodía sale el arroz. No confundir con paella. En Sevilla hay un tipo de arroz muy característico, que suele combinar algo de carne, algo de pescado y, en la mayoría de los casos, guisantes y pimiento rojo. Sabroso y contundente. Y si alguien sigue con hambre, cosa harto complicada, que haga caso a Charo y pruebe el pisto.

Horarios, localización, teléfono y más datos del bar Santa Marta, aquí.

 

Pincha aquí para suscribirte a Cosasdecome Sevilla