La fusión entre burrito y sushi de la emprendedora sevillana Elisa Encina Galnares recala en la ciudad tras una primera experiencia en Conil de la Frontera (Cádiz). El local se encuentra en la calle San Jorge, número 13.

 

La innovadora fórmula del burrimaki, que fusiona el burrito mexicano con el maki japonés, ya tiene sede en Sevilla. Su promotora, la emprendedora sevillana Elisa Encina Galnares, ha elegido el barrio de Triana para ubicar su establecimiento que viene avalado por el éxito obtenido con su primer local en Conil de la Frontera (Cádiz). En el número 13 de la calle San Jorge, Burrimaki se presenta al público sevillano con un total de nueve modalidades de este producto: tres de carne (de cochinita pibil, de pringá,  y el de tinga de pollo), tres de pescado (con salmón, atún de almadraba o langostinos en salsa corma) y otros tres orientados al público vegano (el dahl, el chilli con judía Azukis, y el babaganoush). El rollito en sí tiene el tamaño de un burrito. Su interior se compone del relleno a elegir, cubierto por una capa de arroz de sushi a la que recubre el alga nori o una hoja de soja.

Interior del recién estrenado local de Burrimaki en Triana. Foto cedida por el establecimiento

Interior del recién estrenado local de Burrimaki en Triana. Foto cedida por el establecimiento

El espacio, tal y como explica Elisa Encina Galnares, es pequeño y está orientado para recoger o llevar «y así completar la experiencia consumiendo un burrimaki junto al río o al parque». Aunque también cuentan con algunas tablas altas en el interior del establecimientos y tres mesas en el exterior.

Tras esta inauguración y con el cierre provisional del local de Conil, Burrimaki se centra en sus próximas aperturas en Madrid, que tendrá lugar antes de final de año, y Málaga en 2022.

Más sobre Burramaki, aquí