Lo pone en marcha el somelier sevillano Abraham Harillo y ofrecerá vinos por copas que irán cambiando cada semana, acompañados con guisos y conservas de la provincia de Cádiz

 

La Cata ha abierto sus puertas en la esquina de la calle Pavía con General Castaños, en el Arenal. Desde el viernes 26 de agosto sirve almuerzos y cenas. El proyecto es del conocido somelier sevillano Abraham Harillo, de 37 años y que de esta forma pone en marcha su primer negocio en solitario.

La Cata es un bar especializado en vinos… aunque también hay tapas y platos para acompañar. La gran apuesta del sito es el copeo, ya que todos los vinos que tengan disponibles se podrán tomar por copas. «La idea es que se prueben varios en una misma visita y así la experiencia sea más completa» señala Harillo, un profesional que comenzó su aventura profesional en el conocido local La Cata Ciega de El Puerto de Santa María que luego se trasladó a Sevilla y que tuvo que cerrar por motivo de la crisis del Coronavirus.

Harillo señala que «estoy muy contento con la ubicación que tenemos, en El Arenal. Es un sitio en el que lo mismo vienen gentes de Sevilla que personas de otras zonas interesadas en el mundo de los vinos». En la carta, jereces y vinos andaluces, con alguno de Sevilla como los de Colonias del Galeón.

La idea es tener cada semana una oferta «en torno a los 30 vinos. La carta será muy dinámica y cada semana irá cambiando. Habrá incluso vinos internacionales, especialmente de Italia o Francia donde he viajado recientemente y he visto cosas muy interesantes. También habrá disponibles vinos muy especiales por copas, ya contamos con el sistema Coravin que permite servirlos así sin que se deterioren sus cualidades».

Para acompañar, una carta que girará en torno a los productos de la provincia de Cádiz, una zona que Harillo conoce muy bien. Así tendrá conservas y salazones de Barbate, quesos de la Sierra de Cádiz o algunas carnes de Cárnicas El Alcázar de La Muela, en Vejer.

La idea es tener también algunos guisos diarios como atún con tomate, jabalí guisado o carne al toro «que es un guiso que por aquí se ve poco». También tendrán postres con algunas tartas de obradores artesanales.

El sitio tiene ochenta metros cuadrados y está decorado con objetos alusivos al mundo del vino. Tienen una pequeña barra y mesas altas y bajas.

Horarios, localización, teléfono y más datos de La Cata, aquí.

…Y además

Pincha aquí para disfrutar el buey gaditano