Jose Luis Gavira, junto a su tío y propietario del Bar Goya, Alberto García Bermudo, han dado una nueva vida a unas de las tabernas más emblemáticas de la localidad sevillana

 

 

Carmona vuelve a disfrutar de una de sus tabernas más centenarias, la Sacristía, de la mano de otra familia de larga tradición hostelera de la localidad, la del Bar Goya (aquí más información sobre el establecimiento). El local ya era propiedad de José Luis Gavira y su hermano, sobrinos de Alberto García, dueño del Goya. Se lo dejó en herencia una cocinera del establecimiento que trabajaba con la abuela de los hermanos Gavira, porque era propiedad de su marido. Esta mujer cuidó a los hermanos y su relación era como de familia. El destino ha querido que, de esta forma, dos de las tabernas más emblemáticas de Carmona queden unidas.

Una de las tapas frías de La Sacristía. Foto cedida.

En un esfuerzo por preservar la historia de tabernera de Carmona, la familia del Goya ha decidido devolver a la vida la centenaria taberna, que ha sido testigo de infinitos encuentros sociales y copas compartidas. Este local, ubicado en la calle Flamencos, cerca del Mercado de Abastos, ha permanecido cerrado durante casi una década después de la jubilación de su último dueño, Pepe, como se conoce a José López.

La obra de Manuel Jiménez aporta el toque de color a la nueva decoración. Foto cedida.

La Sacristía, fundada en 1888 de acuerdo a la placa que se conserva, ha sido un referente para los vecinos y visitantes y, con la nueva gerencia, pretende seguir siéndolo. Según una antigua crónica del desaparecido Club de los Norios Tabernarios de Carmona, el establecimiento estaba vinculado a una antigua fábrica de anisados. Por ese motivo comenzó funcionando como despacho de vinos y licores, y, en su última etapa, conservaba los tradicionales carteles de corridas de toros y otros detalles. Tras un año de reforma, el 31 de agosto de 2023, volvió a abrir al público con aires renovados pero respetando la esencia.

Continúa funcionando como taberna sin cocina, donde sirven montaditos, chacinas en papel de estraza a modo de abacería, conservas como gambas, mejillones, anchoas, ocasionalmente algo de marisco… El interior está equipado con mesas altas, lo ideal para este tipo de comidas más informales. Esperan contar con pequeñas barras de madera en el exterior para poder consumir en la calle próximamente. La decoración destaca por dos cuadros de inspiración taurina obra del joven pintor carmonés Manuel Jiménez García y dos antiguas columnas que evocan el pasado de la taberna.

Dirección, horario, teléfono y más de La Sacristía, en este enlace.

Y además…

10 tabernas de Sevilla para disfrutar del vino… y unas buenas tapitas