La idea surgió las pasadas Navidades pero ante el éxito obtenido ya los sirven en el establecimiento todos los fines de semana

 

Quedaban unos días para la festividad de Reyes y un «devoto» de los famosos «bobitos» de la Venta El Bobito les dijo que el con lo que verdaderamente soñaba no era ni con un roscón relleno de crema, ni con uno de nata…su sueño era comerse el día de Reyes un roscón relleno de la famosa pringá que sirve el establecimiento.

Pero José Antonio Alvez y Manuela del Bot, los propietarios del conocido establecimiento de Valencina se tomaron el reto en serio y encargaron a su panadero que les hiciera un pan especial en forma de rosco para dar «cobijo» a la famosa pringá.

El panadero también cumplió su parte y al día siguiente, cuando el cliente llegó al bar, le estaban esperando con un «roscón de pringá» primorosamente decorado con unas tiras de pimiento morrón, imitando la fruta escarchada que suele llevar este dulce típico de la festividad de Reyes.

Pero con el roscón no solo quedó contento el cliente, sino todos los que lo vieron quisieron también probar el invento. Así que se encargaron más panes en forma de rosca y el boca oido comenzó a funcionar. El fenómeno ha sido tal que desde el pasado mes de enero la Venta Bobito ofrece los fines de semana un roscón de pringá.

«Cada roscón tiene cinco o seis raciones, equivaldría a media docena de bocadillos. Lo servimos para grupos y a la gente le encanta porque además pasan un rato divertido. Hay grupos de jóvenes que incluso lo piden para merendar».

El único cambio que han hecho en el «roscón» es quitarle las tiras de pimiento para que sea idéntido al famoso bocadillo del establecimiento. Lo tienen sábados y domingos tanto para comer en la venta como para llevar. El resto de los días se puede también encargar. El roscón sale a 12 euros.

Han hecho hasta tres variedades diferentes del roscón. Así además del de pringá preparan uno con carne mechá, que también elaboran en la venta, con queso de cabra y un tercero que lleva salmorejo y jamón.

Pero el roscón no es la única novedad del establecimiento. También han incorporado nuevos bocadillos en otra de sus facetas más conocidas, los desayunos.

Así además de los bobitos y las tostadas de carne mechá han incorporado el «Mari Angeles» un bocadillo que contiene una tortilla de jamón york y queso semicurado o el «Guiri» un emparedado con jamón ibéico, queso gratinado, aceite de oliva y tomate triturado. La tercera incorporación es el Dani, un bocadillo de jamón con queso y salmorejo.

Horarios, localización, teléfono y más datos de la Venta Bobito, aquí.

Aquí una lista con unos cuantos montaitos de pringá que hay que probar en la provincia de Sevilla.