Focaccias, croissants y bollería, son los productos estrella de sello italiano de este nuevo local en el casco antiguo de Sevilla

 

 

Recientemente inaugurado la calle Bailén en Sevilla, Lunula Croissanteria y Focacceria es un establecimiento que ofrece propuesta centrada exclusivamente en productos italianos. Desde la masa hasta los ingredientes, sin olvidar el café, es una nueva muestra de los bien acogida que es la gastronomía de Italia en todo el mundo. Su nombre viene del latín, que significa media luna, haciendo referencia a la forma de los croissant.

Focaccia Gorda, una de las especialidades de Lunula, acompañada por cerveza italiana. Foto cedida.

Francesco Cester, de 26 años y originario de Venecia. Es el propietario, apasionado de la cocina, y quien está, junto a Jacopo, trabajando tras el mostrador. Estudió arquitectura, pero estaba decidido a cumplir su sueño de abrir un local dedicada a la comida de su país natal. Tras buscar por Madrid, Barcelona, Valencia, Córdoba… encontró su sitio en Sevilla. Su idea es hacer que todo el mundo se sienta en casa, pero al mismo tiempo, haga un viaje de sabores hasta el país de la pasta.

Todos los productos que ofrecen están traídos de Italia: cerveza, fiambres, vinos… y la masa. Esta se fermenta y amasa en el local y le dan forma fermenta, tando de croissant, como de pain au chocolat (lo que conocemos como Napolitana) o de bomboloni, que es un masa frita tipo donut. En el caso de los croissant, ofrecen cuatro tipos: el de 100% mantequilla, uno integral con cereales, relleno de crema de almendra y una opción para veganos.  Los rellenan al momento con cualquiera de estos ingredientes: crema pastelera, crema de pistacho, Nutella, mermelada de frutos del bosque o albaricoque y miel.

Los croissants se rellenan al momento. Foto cedida.

La focaccia es otra de las opciones estrella de Lunula. Durante estos días, Francesco ha estado haciendo pruebas entre las diferentes recetas que existen, una más de estilo romano, la más habitual en Génova de textura suave y suave de Génova Y luego otra focaccia más similar al pan con más aceite con los ingredientes en el interior. Al sondear la opinión de los clientes se decantó por la romana, con 72 horas de fermentación, más fina y crujiente, y que lleva los ingredientes por encima. En su menú tiene nueve combinaciones de ingredientes para la focaccia donde elegir. Entre ellas: la Deliziosa con jamón, mozzarella di bufala y tomates secos o la Gorda, con porchetta, queso taleggio, pimientos a la plancha y crema de trufa.

La oferta de bebidas incluye una cuidadosa selección de cervezas, aperitivos y vinos, todos provenientes de diversas regiones de Italia, con especial atención a productos particulares de cada área, como el fiambre y el vino de la región de Véneto de donde es originario Francesco. Quiere introducir nuevos productos por un tiempo limitado y que se queden en la carta aquellos que tengan más demanda.

Jacopo y Francesco, los dos jóvenes italianos tras el mostrador de Lunula. Foto cedida.

Para la hora del desayuno cuentan con dulces, que es la tendencia italiana, con cafés, entre los que están el cappuccino.La bollería también incluye bagels y sándwiches, hechos con pan de cereales que le dan un toque diferente.

El local tiene un espacio para quince sillas, y funciona como autoservicio. Entre los planes de futuro de Lunula está ampliar las mesas en el exterior, además de establecerse como un punto de encuentro donde disfrutar de la gastronomía italiana.

Todas las fotos de este artículo han sido cedidas por el blog Tubal.

Dirección, horario y más información de Lunula, aquí.

Ir a Sanjacobo Buscador

Y además…

Más establecimientos de cocina italiana en Sevilla, en este enlace.

La amiga italiana y cocinera que todos queremos tener