Ante la cercanía de la Navidad, el establecimiento elabora tres tipos de turrones premium de yema, chocolate con canela y chocolate puro al 70 por ciento.

 

Como si fuesen el famoso turrón del Almendro, desde hace veinte años los trufados del obrador Mi Yaya de Olivares regresan al establecimiento de Ernesto Huertas por Navidad. Se trata de una elaboración artesanal que el pastelero aprendió a preparar durante su experiencia en la famosa Pastelería Escribá de Barcelona y que siempre aparece en su escaparate durante el Puente de la Inmaculada. «Se caracteriza porque su creación es muy laboriosa pero da como resultado un turrón distinto a todos los demás. Una auténtica delicatesen», manifiesta Huertas.

Existen tres modalidades de esta elaboración: el turrón de yema, el de chocolate con canela y un tercero de chocolate bitter con 70 por ciento de cacao. El primero de ellos se cotiza a 6 euros la tableta mientras que los otros dos lo hacen a 10.

Más sobre Obrador Mi Yaya, aquí