Este sábado 24 de noviembre, el nuevo Pan y Più de la calle Cuna cumple dos meses. El arrollador éxito del local fundacional de la calle Águilas, ha permitido embarcarse en esta nueva aventura a sus 3 socios: un ex jugador de balonmano de origen francés, un panadero italiano de la Toscana y un madrileño-sevillano historiador del arte

 

Juan Manzano, uno de los socios. Foto: Cosas de Comé

Juan Manzano, uno de los socios. Foto: Cosas de Comé

Todos ellos confluyeron un día en Poggibonsi (Italia), localidad de origen de la familia del padrino del historiador (Juan Manzano), que es también el suegro del balonmanista (Maxence Galas), y donde estaba la panadería de Simone Faraoni. Un lío gordo, que al final se tradujo en abril de 2011 en el primer Pan y Più. No es fácil definir a estos 2 locales. Quizás lo más parecido pudiera ser una rosticceria italiana, un lugar donde se puede desayunar, tomar el aperitivo, comer, merendar, cenar, llevarse a casa comida preparada, comprar el pan o pasteles.

Los panes artesanos. Foto: Cosas de Comé

Los panes artesanos. Foto: Cosas de Comé

En estos años, Pan y Più ha atesorado una merecida fama gracias a su pastelería, especialmente todo lo que lleva hojaldre, que elaboran ellos a diario con auténtica mantequilla, o su panadería, con más de 30 piezas diferentes, con todo tipo de semillas y cereales, pero siempre con un reverencial respeto a los reposos, a los métodos de elaboración más respetuosos, tradicionales y artesanales y al uso de masa madre y harinas de calidad.

El nuevo local de la calle Cuna. Foto: Cosas de Comé

El nuevo local de la calle Cuna. Foto: Cosas de Comé

En cuanto a la comida para llevar, cocinada por ellos mismos a diario, ofrecen siempre en torno a 15 platos, entre los que siempre sobresale su sabrosa lasaña de ragú al más ortodoxo estilo italiano. Pero si por algo es visitado Pan y Più es por sus excepcionales desayunos. Para empezar, además de otros panes, se puede elegir entre sus 5 variedades de molletes: integral, tomate y aceitunas negras, naranja y miel, maíz o centeno. El AOVE, ni más ni menos que Basilippo, y para rellenar recomendamos encarecidamente su única porchetta, aunque es una elaboración típicamente romana, esta se la trajo Simone de su Toscana natal, a base de costilla y lomo de cerdo deshuesado y relleno de hierbas aromáticas –más algún secreto inconfesable- que va al horno para resultar piezas enormes de no menos de 4 kgs. que se pueden degustar en tostadas, bocadillos o incluso al corte para llevar.

Horarios, localización, teléfono y más datos de Pan y Piú, aquí.

Juan, con su famosa porchetta. Foto: Cosas de Comé

Juan, con su famosa porchetta. Foto: Cosas de Comé

 

Pincha aquí para suscribirte a Cosasdecome Sevilla