Tras casi una década dedicados a una pastelería delicatessen para eventos y hostelería, los maestros pasteleros Antonio Carillo y Paco Benítez ponen en marcha  una tienda con sus elaboraciones que incluye una heladería que incluso concursa en certámenes internacionales.

 

Los caminos de los maestros pasteleros Antonio Carrillo y Paco Benítez se cruzaron cuando ambos hacían sus primeros pinitos en el sector de la pastelería sevillana. Trabajaron juntos en varios establecimientos, compartieron confidencias y más de una receta. Fue en 2012 cuando decidieron asociarse para dar vida a su propio establecimiento: 121 grados, una pastelería se ha dedicado durante años a los postres gourmet para eventos y hostelería desde Palomares del Río. «Aunque en 2020 con la pandemia vimos la necesidad de diversificarnos en muchos sentidos, abrimos nuestro punto de venta directo y comenzamos a potenciar nuestros helados», relata Antonio Carillo, copropietario de 121 grados.

Postre de panacotta caramelizada de vainilla con núcleo de chocolate y strussel de canela. Foto cedida por el establecimiento

Postre de panacotta caramelizada de vainilla con núcleo de chocolate y strussel de canela. Foto cedida por el establecimiento

Una línea de heladería que tiene su punto de partida en algunas elaboraciones de sabores originales que Carrillo y Benítez ya preparaban para bares y restaurantes. Pero que han ido matificando y mejorando en los últimos años. La de limón y romero es una de la que los pasteleros se encuentran más orgullosos. No en vano, ha sido seleccionada entre los siete helados españoles finalistas del prestigioso concurso internacional Gelato Festival World Masters (más información, aquí) «Hemos mezclado un sabor tradicional como el limón con aromas a romero que le aportan personalidad y raíces. Además se han utilizado para su creación productos de kilómetro cero como leche y nata fresca de Dos Hermanas», aclara Carrillo. Junto a ésta, otra de las propuestas más sorprendentes de 121 grados son sus helados rosas o el de lavanda. Aunque también cuentan con creaciones más clásicas como el helado de chocolate, el de leche merengada o el de frambuesa.

Selección de sabores de helados artesanos en tulipas. Foto cedida por el establecimiento

Selección de sabores de helados artesanos en tulipas. Foto cedida por el establecimiento

En este sentido, Carrillo y Benítez revelan que tras conocerse el éxito de su elaboración de limón con romero en el concurso internacional se ha desbordado la demanda de este sabor entre sus clientes. «Puede ser buen momento para ir introduciendo a nuestra clientela en más propuestas de heladería que se salgan de lo habitual», comenta Antonio Carrillo quien explica que, actualmente, cuentan en tienda con un total de doce sabores diferentes de helados. Además, estos maestros pasteleros «a los que nunca les gusta quedarse en su zona de confort» también ofertan en este punto de venta físico panes de masa madre de elaboración propia, tartas y sus afamados postres, que adoptan formas tan sorprendentes como la de un huevo, una manzana o un zapato de tacón.

Más sobre 121 grados, aquí.