El que fuera el bodegón de la Casa Patronal de Asturias reabre de la mano de dos jóvenes emprendedores sevillanos que sirven los clásicos gastronómicos del principado aunque elaborados con productos de proximidad andaluces. Entre sidras, cachopos y cabrales, en su carta también hay cabida para algunas tapas locales.

 

El bodegón de la Casa Patronal de Asturias, ubicado en el número 75 de la avenida de la Ciudad Jardín, ha vuelto a la vida. Dos años después de su cierre, el establecimiento renace bajo el nombre de Bodegón Asturiano y capitaneado por dos emprendedores sevillanos: Alejandro Suárez y Manuel Martínez. En él se volverá a rendir tributo gastronómico a las elaboraciones del principado pero bajo el prisma renovado de estos jóvenes hosteleros procedentes del grupo Ovejas Negras. “Se estaban perdiendo muchos restaurantes de comida asturiana en Sevilla. Nos encantan la gastronomía de esta zona de España, así que decidimos embarcarnos en esta aventura”, declara Martínez, copropietario y jefe de sala.

Nuevas instalaciones del establecimiento con reminiscencias asturianas. Foto cedida por Bodegón Asturiano

Nuevas instalaciones del establecimiento con reminiscencias asturianas. Foto cedida por Bodegón Asturiano

No lo hacen solos. Junto a Alejandro Suárez, que ejerce de jefe de cocina, se encuentra la cocinera asturiana Manuela Álvarez Peneda que imprime de sabor autóctono y casero a cada una de sus platos. Entre ellos se encuentran clásicos como las fabes asturianas, las verdinas con marisco, el arroz de pitu caleya, chorizos a la sidra, el cachopo de ternera, el solomillo al cabrales, la tabla de quesos asturianos o la brocheta de pixin rebozado. Aunque este Bodegón Asturiano, tal y como confiesa Manuel Martínez, también tienen su puntito andaluz. “Nos gusta utilizar productos de cercanía como patatas de Sanlúcar, pimientos cuerno de cabra de Chipiona, huevos de Castillo de las Guardas… Además de introducir algunas tapas más comunes en Sevilla como la ensaladilla de gambas o las papas bravas”, añade.

Para beber, no falta una amplia variedad de sidras donde también se incluyen opciones sin alcohol. Culminan la propuesta gastronómica, los postres artesanos de Manuela Álvarez: arroz con leche montado sobre una tarta, Principado de Chocolate y tarta de queso con salsa templada de frutos rojos. También han incluido recientemente desayunos tradicionales donde incorporan el chosco, similar a un morcón de aliño suave y asado a la leña.

También ofertan algunas tapas no vinculadas con la tradición del principado. Foto cedida por el establecimiento

También ofertan algunas tapas no vinculadas con la tradición del principado. Foto cedida por el establecimiento

En lo que a la decoración del Centro Asturiano se refiere, Suárez y Martínez la han renovado ellos mismos con maderas, piedra y un jardín vertical aunque “sin perder la esencia de restaurante cercano y familiar que ya tenía el establecimiento”. El espacio mantiene también la disposición de barra, salón y terraza con capacidad total para unas cuarenta personas. “Somos una propuesta diferente en un espacio acogedor. Una gran opción para disfrutar de un pedacito de Asturias en Sevilla ”, concluye Manuel Martínez.

Los postres son una de las especialidades de Manuela Álvarez, cocinera asturiana del establecimiento. Foto cedida por Bodegón Asturiano

Los postres son una de las especialidades de Manuela Álvarez, cocinera asturiana del establecimiento. Foto cedida por Bodegón Asturiano

Más sobre Bodegón Asturiano, aquí.