Un joven emprendedor de Almonte, Cristian Oliva, abre en una antigua bodega de la localidad este nuevo restaurante de cocina tradicional donde los arroces, carnes, guisos caseros y pescados frescos son los protagonistas.

En el argot rociero, se entiende por sesteo el alto para almorzar y descansar que realizan las hermandades camino al Rocío. Con esta inspiración y bajo el mismo nombre, el joven emprendedor almonteño Cristian Oliva ha creado en Bollullos de la Mitación su propia ‘pará’ gastronómica en homenaje a su localidad natal en una antigua bodega del municipio aljarafeño. El Sesteo abrió sus puertas el pasado 6 de octubre en el numero 29 de la avenida de la Constitución, en un espacio que antes ocupaba la bodega El Rumbo, un establecimiento que continúa abierto justo al lado del nuevo local.

El establecimiento conserva su estructura de antigua bodega a la que se añade decoración rociera. Foto cedida por el establecimiento

El establecimiento conserva su estructura de antigua bodega a la que se añade decoración rociera. Foto cedida por el establecimiento

Según explica Oliva, el local de esta típica bodega bollullera le encandiló de tal forma que desde el primer momento quiso emplazar en ella el que es su primer establecimiento. «Y traerme parte de mi esencia rociera combinándola con algo con tan típico de Bollullos como son sus bodegas donde se bebe mosto», comenta su propietario, de larga experiencia en el sector hostelero. Así, el Sesteo fusiona a nivel estilístico ambas realidades, en cuadros y ambientación, aunque en el ámbito gastronómico se decanta por una cocina tradicional que, según Oliva, «es diferente a la que habitualmente se ve por la zona del Aljarafe».

De esta forma, en la carta del Sesteo arroces, guisos caseros, carnes vascas y gallegas y pescados frescos son los protagonistas. «Nuestro arroz, ya sea marinero, de cola de toro, carabineros o con pato, está teniendo muy buena respuesta. También hemos empezado a introducir tapas y sugerencias fuera de carta con un punto más minimalista», revela Cristian Oliva, quien destaca que pese a haber participado en la elaboración de toda la oferta gastronómica del Sesteo, «cuento con joven chef de mucho nivel, José Manuel Dios, que viene de la Escuela de Alabardero». Ambos realizan también un pequeño guiño a la gastronomía de la zona, manteniendo la tapa de lomo Pichardo de su predecesora bodega El Rumbo, así como mosto en temporada.

El establecimiento, con capacidad interior para unas quince mesas además de contar una terraza exterior, funciona con reserva previa en el teléfono 642094895, para garantizar las medidas de seguridad e higiene. «Me gusta que la gente venga a comer a mi casa, esté cómoda y tranquila como si fuera en la suya propia», sentencia Oliva.

Más sobre el Sesteo, aquí.