Dos emprendedores de Osuna ponen en marcha ‘Quesí’, una quesería artesanal donde elaboran con leche de cabra quesos con trozos de frutas, aceitunas, carne de membrillo y nueces.

 

Son jóvenes pero están sobradamente preparados. Gema y Rubén Perea, hermanos de 22 y 28 años y maestros queseros, se han tirado a la piscina. En el mes de febrero inauguraban en Osuna, su localidad natal, la quesería artesanal que proyectaban desde hacía casi cuatro años. Una ilusión que ha cobrado vida de la mano de la ganadería de un millar de cabras floridas de sus padres, ganaderos de tradición y devoción que han inculcado a los hermanos Perea el gusto por lo autóctono y auténtico. “Ellos siempre se han dedicado a la ganadería aunque en alguna ocasión pensaron en crear su quesería. Hoy somos nosotros los que le hemos tomado el testigo con Quesí”, declara Gema.

Rubén y Gema Perea junto a sus padres, propietarios de la ganadería de cabras de las que obtienen sus quesos. Foto cedida por el establecimiento.

Rubén y Gema Perea junto a sus padres, propietarios de la ganadería de cabras de las que obtienen sus quesos. Foto cedida por el establecimiento.

Y lo hacen con la elaboración diaria, con mimo y dedicación, de la que es la especialidad de la quesería de los Perea: un queso fresco con trozos, en modalidad de frutas, aceitunas, carne de membrillo o nueces, que ya venden no sólo en Osuna sino también en tiendas de localidades aledañas como Estepa, Lora de Estepa, Aguadulce, La Roda o El Rubio. Gema explica que el efecto sorpresa que causa en los clientes despierta de inmediato en ellos una curiosidad casi irrefrenable por el producto. “Todos quieren probarlo porque es un tipo de queso que no se ve por la zona. Se está vendiendo muy bien”.

“Además del contraste con las frutas o las nueces, lo mejor que tiene es que es queso de verdad. Solo tiene leche y cuajo de leche de cabra y eso hace que tenga un sabor más puro y concentrado”, aclara la joven emprendedora. Junto al queso fresco de cabra con sorpresa tropezonil incluida, los hermanos Perea también han lanzado al mercado cuajadas y queso semicurado. “Vamos poco a poco. Además estamos trabajando en la elaboración de yogures y quesos curados, aunque estos necesitan mayor tiempo de maduración”.

Quesos frescos con nueves y carne de membrillo de Quesí. Foto cedida por el establecimiento.

Quesos frescos con nueces y carne de membrillo de Quesí. Foto cedida por el establecimiento.

Gema y Rubén se sienten felices. Lo confiesan sin remilgos. “Nos ha costado mucho sacar adelante nuestro proyecto. Hemos tardado cuatro años. Nos hemos encontrado con trabas y esperas”, revela Gema quien confiesa que, en un alarde de autoconfianza, decidió bautizar a su quesería como ‘Quesí’ “porque estaba cansada de que me dijeran tantas veces que no, así que me conciencié a mí misma de que sí, que la quesería tenía que salir adelante”.

Hoy a los hermanos Perea no le faltan los planes de futuro. Además del próximo lanzamiento de nuevas variedades de quesos y productos lácteos, Quesí ya proyecta la realización de talleres para niños y adultos con la intención de qué conozcan el proceso de elaboración artesanal del queso.

Variedades de semicurado de la quesería de los hermanos Perea. Foto cedida por el establecimiento.

Variedades de semicurado de la quesería de los hermanos Perea. Foto cedida por el establecimiento.

La quesería Quesí se ubica en el número 22 de la avenida de Málaga en Osuna, allí cuentan con un pequeño despacho de venta al público. En la localidad, Gema y Rubén Perea tienen servicio de reparto a domicilio de sus quesos. Para encargos y compras se puede contactar en los teléfonos 623 015 759 y 660 579 557.

Más sobre Quesí, aquí.