A diario y hasta que concluya la Semana Santa, el establecimiento ofertará numerosos platos típicos de estas fechas en los que este pescado es protagonista.

 

Ha llegado la Cuaresma a la Abacería de San Lorenzo y con ella numerosas especialidades gastronómicas vinculadas a este época del año. Especialmente las elaboradas con bacalao, producto muy arraigado a los platos de vigilia en Sevilla. Así, a diario el establecimiento ofrecerá platos tales como las papas aliñás con bacalao, ensaladilla de bacalao y langostinos, remojón granadino, soldaditos de Pavía, croquetas de bacalao y puerros, potaje de vigilia o lomo de bacalao con langostinos al ajillo. A todos ellos se suman las tortillitas de trigueros y bacalao, el bacalao con tomate, las cortezas de bacalao, el hígado de bacalao en aceite, el lomo de bacalao hervido con patatas y morrones, así como la tradicional sopa de tomate con palitos de bacalao fritos. En un apartado más actual se encuentran los crepés de espinacas con garbanzos y su picatoste.

Y para concluir, postres como torrijas, gañotes, hornazos de Rociana del Condado (Huelva), pestiños moriscos,  piñonate de Cantillana o “mantas” de Castilleja, regados con aguardiente o sugerente crema de guindas.

Todas estas elaboraciones pueden consumirse en el establecimiento o encargarse para llevar.

Más información sobre la Antigua Abacería de San Lorenzo, aquí.