Hace algo más de un año, Conchita Saldaña cumplió su sueño de montar su propia quesería y lo hizo en dos habitaciones contiguas a su domicilio en Alcolea del Río. Elaborado con leche de cabra florida sevillana, su variedad de fresco goza de gran popularidad en la zona.

 

Vinculada a la ganadería por la profesión de su marido, Conchita Saldaña ansió durante años convertirse en maestra quesera. Conocía a la perfección la calidad de la leche del ganado familiar de cabras floridas sevillanas y deseaba materializarla en quesos para compartirla con el mundo. Montar su propia quesería se había convertido en su mayor anhelo. Y el sueño se cumplió en 2019. Conchita, que ya había conseguido formarse como quesera, puso en marcha su particular fábrica en su domicilio de Alcolea del Río . “Era el momento. De forma modesta adapté dos habitaciones que tengo contiguas a casa y así nació mi quesería Rancho Villalba”, afirma Conchita Saldaña, orgullosa.

Conchita Saldaña durante la elaboración de sus quesos. Foto cedida por el establecimiento

Conchita Saldaña durante la elaboración de sus quesos. Foto cedida por el establecimiento

Quesos frescos, semicurados, curados, rulos y tortas mixtas conforman la oferta de Rancho Villalba. Foto cedida por el establecimiento

Quesos frescos, semicurados, curados, rulos y tortas mixtas conforman la oferta de Rancho Villalba. Foto cedida por el establecimiento

En estas estancias de dimensiones solo aptas por su estrechez “para una parejita de enamorados que se lleve muy bien”, Conchita elabora hasta cinco variedades de quesos de manera artesanal. “El hecho de tener mi obrador casi en casa le da más cercanía a la fabricación del producto y al trato con los clientes”, explica la propietaria de Quesos Rancho Villalba, quien diariamente transporta unas cuatro cántaras de leche fresca desde al campo donde pastan sus cabras hasta la quesería. Allí las somete a un pasteurización lenta, “como se ha hecho toda la vida”.

Conchita utiliza cuatro cántaras de leche fresca diaria en la quesería. Foto cedida por el establecimiento

Conchita utiliza cuatro cántaras de leche fresca diaria en la quesería. Foto cedida por el establecimiento

«Somos productores de principio a fin, sólo trabajamos con la leche que dá nuestro ganado y eso ya es un sello de calidad, siempre cuidando con mucho mimo de nuestras cabras», aclara la propietaria de la quesería. Saldaña y su esposo Pepe Fernández, más conocido en la zona como Pepe Villalba, se encargan de pasten plácidamente en entre espárragos, jara, tomillo y orégano o a través de un olivar ecológico después de ser ordeñadas «Consideramos que su alimentación es fundamental para su leche y nuestros quesos»

Pepe Villalba con su ganado de cabras floridas sevillanas. Foto cedida por el establecimiento

Pepe Villalba con su ganado de cabras floridas sevillanas. Foto cedida por el establecimiento

De lunes a viernes, Conchita Saldaña suele preparar frescos, el producto más popular de Quesería Artesana Rancho Villalba. “Ya los conocen en muchos municipios de los alrededores, donde los hemos introducido en algunas tiendas y tenemos reparto a domicilio”, aclara. Los fines de semana, los deja para la producción de curados, semicurados, rulos y tortas mixtas, su última creación. Ésta, bautizada como ‘Concha’ en honor a su persona y también a la de su abuela de quien heredó el nombre, es una original mezcla de elaboración láctica y encimática, es decir entre un rulo y un semicurado. “La quesería hace referencia a mi marido, Pepe Villaba, y después de tanto trabajo me merecía un queso que se llamara como yo”, agrega la propietaria de Quesos Rancho Villalba , divertida.

Queso Concha, la última creación quesera de Conchita Saldaña. Foto cedida por el establecimiento

Queso Concha, la última creación quesera de Conchita Saldaña. Foto cedida por el establecimiento

Los quesos de Rancho Villalba pueden adquirirse en la quesería, sita en el número 10 de la calle Colón de Alcolea del Río o bien por encargo en el teléfono 625528870.