El chef Francisco Sánchez ha registrado esta original creación que presentará la próxima semana en Estepona en el I encuentro de la Selección Andaluza de Cocina de la que el propio Sánchez es presidente

 

Para el chef sevillano Francisco Sánchez, recientemente galardonado con el ‘Best of Gastronomie’, no existe clásico gastronómico inmutable en tiempo. Entre los fogones, toda elaboración merece una actualización. Y si se realiza con altas dosis de ingenio, mejor que mejor. Siguiendo estos preceptos, Sánchez ha dado vida a lo que él mismo denomina ‘la versión 2.0 de las gambas al ajillo’ que incluyen ingredientes efervescentes e incluso polvo de oro comestible. Esta receta, patentada por el chef sevillano, abrirá las ponencias de la presentación oficial de la Selección Andaluza de Cocina Profesional que tendrá lugar en 4 de mayo de 2021 en Estepona (ver más información aquí)

Según explica Sánchez, estas gambas al ajillo efervescentes nacen tras un año de investigación «haciendo un estudio de las moléculas y la cadena genética de los ingredientes de este plato». En este sentido, el chef revela que la elaboración tradicional «coincide en cierto aspecto molecular con una alcachofa. No quisimos meterle esa verdura pero sí mantener su sabor metálico, de ahí que hayamos usado oro».

De la receta original, esta elaboración 2.0 mantiene las gambas o langostinos, los ajos y la cayena. «El efecto del aceite hirviendo lo conseguimos mezclando ácido cítrico, bicarbonato y un ingrediente secreto que otorgan un resultado sorprendente», aclara Francisco Sánchez. Se añaden además un puñado de brotes tiernos que, además de contribuir al efecto visual final, contrarrestan el sabor picante en boca.