Las altas temperaturas han retrasado la producción de este vino joven que ya está disponible en Bodegas Salado de Umbrete y que lo estará en los próximos días en La Alcaría de La Puebla del Río y El Mellizo de Villanueva del Ariscal.

 

Algo más tardía que de costumbre, debido a las altas temperaturas. Pero ha llegado. El Aljarafe sevillano comienza su temporada de mosto, un vino joven muy arraigado al otoño en las localidades de esta zona de Sevilla. El pistoletazo de salida ha corrido a cargo, como ocurre habitualmente, de Bodegas Salado de Umbrete que a finales de septiembre ya comenzaba a comercializar su primeros mostos. Un vino que este año ha tenido, según explica Rafael Salado, uno de los propietarios de las bodegas umbreteñas, «una cosecha corta pero una uva muy sana que ha dado lugar a un producto excelente y de gran aceptación».

Bodegas Salado, quien maneja unas 70 hectáreas de Garrido Fino que producen anualmente entre 500 y 600 mil litros de mosto, ha vuelto a recurrir esta temporada a una vendimia nocturna. Gracias a ella se garantiza «que la uva llegue fresca y en las mejores condiciones». Su mosto se puede adquirir en sus puntos de venta habituales.

Por su parte, otros clásicos en la producción de este vino como las bodegas La Alcaría de La Puebla del Río o El Melli en Villanueva del Ariscal tienen previsto comenzar esta misma semana. «No ha hecho frío y eso nos ha retrasado unos veinte días. Pero el resultado final es fantástico», sentencia Joaquín Ruiz de Alcaría.

En la bodega La Margarita de Constantina también han empezado a comercializar el suyo.

Y además…

  • Bodeguita Nicomedes, mosto y huevos fritos en el patio de mi casa: