Algunas churrerías de la ciudad ya se han puesto en funcionamiento esta semana para responder a la demanda de sus clientes.

Han sido los grandes ausentes del confinamiento. Hasta esta semana. Los calentitos o churros regresan a los hogares sevillanos para responder a la demanda de unos clientes que los han añorado a lo largo de los últimos meses donde era difícil encontrarlos por la ciudad. Coincidiendo con la fase 1 de la desescalada, las primeras churrerías de Sevilla ya comienzan a elaborarlos en horario habitual. Así ocurre en tres grandes clásicos de la churrística sevillana: el kiosco de la Macarena, la churrería de San Pablo y la calentería de la Alfalfa. A ellos se unen otros como Velarde y Borromeo que también ha abierto ya y el bar la Esperanza que baraja hacerlo a partir del 17 de mayo.

Disparidad de opiniones hay respecto a la respuesta de los clientes ante el retorno de los calentitos. Mientras algunos como Bruno José Alfonso del Kiosco de la Macarena acusan «la menor afluencia de personas en las calles» en sus ventas, otros, como el propietario de la Calentería de la Alfalfa, Antonio Paz, tratan de encontrar una oportunidad de negocio en estas nuevas circunstancias. «Hay menos sitios abiertos, así que la gente no se paran a llenarse con otras cosas. Vienen con más ganas de churros», declara Paz.

El kiosco de calentitos de la Macarena volvió a la vida el 11 de mayo. Foto: CosasDeComé

El kiosco de calentitos de la Macarena volvió a la vida el 11 de mayo. Foto: CosasDeComé

 

No preparan aún sus famosos calentitos otros templos de esta disciplina como el Mesón Castellano Casa Soria, la chocolatería Virgen del los Reyes o el Bar el Comercio. Al no dedicarse tan solo a la elaboración de este producto, estos establecimientos aguardan la llegada de nuevas fases de la desescalada para tomar decisiones. «En nuestro caso estamos aún indecisos. Tenemos que sopesar a partir de cuando nos compensa. Imagino que será en la segunda fase», comenta Francisco Rivera, de Bar el Comercio.

El Bar el Comercio aún no ha abierto sus puertas. Foto: Cosasdecome

 

El kiosco de la Macarena permanece abierto todos los días de siete a doce, San Pablo de ocho a doce y la Calentería de la Alfalfa de martes a domingo de ocho y media a doce. Por su parte, Velarde y Borromeo lo hará viernes, sábados y domingos de siete y media a tres y media mientras que el bar la Esperanza aún tiene su horario por fijar.

Aquí un recorrido por varias de las churrerías más emblemáticas de Sevilla.

¿Quiere saber donde se comen los mejores churros de la provincia de Sevilla? la respuesta, aquí.

Pincha aquí para suscribirte a Cosasdecome Sevilla