El establecimiento sirve desde chicharrones o caracoles hasta las afamadas pizzas de masa crujiente del establecimiento o unos originales bollos preñaos

 

El lunes fue su primer día de funcionamiento «y estamos muy contentos porque recibimos bastantes pedidos» señala José Luis Bustamante, que regenta el establecimiento en unión de Babette Pérez.

Ambos llevan también desde el año 2011 un coqueto restaurante situado en la calle Padre Tarín, muy cerca de la plaza de la Gavidia, Zarabanda’s. Bustamante señala que «llevabamos tiempo dándole vueltas a la idea. Babette es de Estados Unidos y allí funciona muy buen un fenómeno conocido como cocinas fantasmas o también Ghost Kitchen». Son unas cocinas centrales donde se elaboran platos para otros restaurantes o para comida a domicilio, sin que estén abiertas al público.

Aquí existen pocas experiencias de este tipo. «Nosotros, además de nuestro pequeño restaurante en el centro de Sevilla tenemos una cocina de producción donde elaboramos cosas para el restaurante y también pastelería para nosotros o bien para otros establecimientos que nos la solicitan. Pensabamos que esta cocina, que no funciona durante todo el día podría tener otros usos y se nos ocurrió lo de montar un restaurante virtual, una idea ya desarrollada en otros lugares. Pero no lo habiamos puesto en marcha. Sin embargo ahora, con el parón por el Coronavirus, terminamos de ajustar el proyecto…y lo hemos puesto en funcionamiento».

Así ha nacido Taksevilla, un restaurante que sólo existe en su página web y que se disfruta unicamente en tu casa ya que tan sólo se puede acceder a él bajo servicio a domicilio. De todos modos también han puesto la posibilidad de recoger los pedidos en la sede de su otro restaurante, Zarabanda’s, en la calle Padre Tarín.

Los pedidos se pueden hacer a través de la página web (taksevilla.com) o también en dos teléfonos, el 954903080 el 680513151 y los pedidos se sirven, a no ser que el cliente diga lo contrario, al poco tiempo de haberse realizado y con todo preparado para consumir de inmediato.

Por el momento la zona de reparto es el centro de la ciudad, en los distritos 41001, 41002, 41003 y 41004, aunque no descartan, poco a poco aumentar el área donde poder llevar los pedidos.

La carta del nuevo establecimiento, que funciona todos los días en horario de almuerzos  y cenas, menos los domingos, tiene su punto curioso. En principio hay una docena de cosas para picotear donde no faltan caracoles, ensaladilla o chicharrones, junto a propuestas como un salmorejo de remolacha, un guacamole con nachos o un pollo rebozado al estilo americano.

El plato fuerte de la casa son las pizzas, un campo en el que Zarabanda se ha ganado fama, tanto por su masa, fermentada durante 48 horas y muy fina y crujiente como por sus rellenos, bastante originales e incluso de temporada como su famosa pizza de higos y pepperoni, que sólo tienen en temporada de esta fruta o la nórdica con salmón y queso roquefort y ajo confitado. El catálogo llama la atención con una de pato, queso Gorgonzola y miel u otra con morcilla y manzana. José Luis Bustamante señala que «como son tan finas, son muy ligeras y se puede comer una una persona».

La originalidad de la carta, muy alejada de la oferta habitual de este tipo de establecimientos, se deja también ver en la posibilidad de hacer ensaladas al  gusto o en sus platos como una panceta confitada al horno durante 12 horas, una presa ibérica a la mostaza antigua o un bacalao confitado con ajo negro.

Los preñaos

Pero las sorpresa de TakSevilla no paran ahí. Hay un apartado que llama la atención, el de los bollos preñaos. No son los tradicionales, estilo molletes o prietos que se rellenan de chacinas u otros productos en la provincia, sino un particular versión ideada por el establecimiento basada en su masa de pizza.

La curiosa versión del bollo preñao de TakSevilla. Foto: Cedida por el establecimiento.

Se trata de láminas enrolladas de pizza en cuyo interior se mete el relleno. La forma recuerda a la de un bollo de perrito caliente, pero la fórmula es una recreación que se parece más a la pizza calzone italiana, que tiene forma de empanadilla. El resultado es que la masa queda crujiente y el relleno interior jugoso. Han preparado un total de seis variedades que van desde el queso tipo Mozzarella con jamón York y champiñones u otro de verduras con queso.

Los precios están entre los 4 euros de los bollos preñaos o la ensaladilla que sale a 3,50 (el plato de 150 gramos) a los entre 8 y 10 euros que salen la mayoría de la pizzas. Las opciones más caras los platos como la ración de panceta que sale a 15 euros.

La tienda tiene también detalles sibaritas como una pequeña carta de vinos con un vino tinto orgánico o un blanco con Denominación de Origen Alicante. No faltan tampoco postres a 3,50 como una tarta de queso viejo, un pastel de naranja amarga y chocolate o un tiramisú.

El nombre de TakSevilla hace referencia al término take away, palabras inglesas que se traducen como «para llevar». En cuanto al restaurante Zarabanda las previsiones de sus propietarios es que no habrá de nuevo hasta finales de junio, ya que al ser muy pequeño y no tener terraza, hacerlo previamente lo hace inviable.

En Sevilla tan sólo funciona otra empresa de estas características, que sólo funciona a domicilio, The Butler, una firma puesta en marcha en 2016 y que sirve comidas de un estilo variado pero tratando de tener un toque de distinción (más info, aquí).

En Cádiz también otro empresario importante de la provincia, Raúl Cueto, del grupo Arsenio Manila, también ha anunciado la apertura de Namba, con la misma filosofía de sólo funcionar en internet (más info, aquí)

Más información sobre Zarabanda’s, aquí.

Aquí la guía de restaurantes que ofrecen buena comida a domicilio en la provincia de Sevilla.