El establcimiento de Triana elabora en Cuaresma este dulce típico al estilo de Jaén con un huevo duro dentro de la torta

 

Tradición Repostera Molinos, una curiosa pastelería que abrió en Triana el pasado mes de octubre y que intenta recuperar la repostería tradicional andaluza, ofrecerá durante esta Cuaresma un dulce que no se suele ver habitualmente por Sevilla el hornazo, en este caso hecho el estilo de Jaén.

Rafael Cuesta, el maestro pastelero de este horno señala que «ya este fin de semana tendremos algunos ejemplares». El hornazo, del que existen varias versiones en España tanto dulces como saladas, que elaboran es al estilo de Jaén y consiste en una especie de bollo que se aromatiza con aceite de oliva y azúcar. La peculiaridad es que dentro de se coloca un huevo con su cáscara y todo. Para consumirlo se pela el huevo y se va consumiendo a la vez que el bollo. Cuesta señala que es un dulce típico de Cuaresma y es tipico también comerlo durante los días principales de la Semana Santa. Los bollos salen a 2,50 la unidad.

La pastelería también elaborará otros dulces de Cuaresma como borrachuelos  o unos pestiños según una receta de Arjonilla (Jaén) el pueblo de donde procede el pastelero. También piensan hacer torrijas y roscos blancos, también conocidos como milindrines.

Tradición Repostera Molinos también ha abierto en el establecimiento una nueva línea de salados. En este caso se trata de empanadillas que elaboran con una peculiaridad, que el hojaldre con el que se hacen lleva manteca de cerdo en vez de mantequilla «porque es el ingrediente tradicional andaluz y creemos que le da personalidad». «Logicamente también empleamos en muchos dulces aceite de oliva porque es otro producto muy de aquí».

El obrador realiza estas empandillas individuales aunque bajo pedido las hacen también tipo empanadas con la misma masa. Las empanadillas y empanadas se rellenan de un guiso de espinacas esparragadas,  pollo con manzana, pepinillos con queso. pisto de verduras o atún con aceitunas y salen entre 2,50 y 2,70 euros.

Las empanadillas de Tradición Repostera Molinos. Foto: Cedida por el establecimiento

También con el mismo tipo de hojaldre, que Lineros denomina «rústico», elaboran unos dulces de manzana con una versión propia de la crema pastelera, además de un milhojas de merengue y los «manoletes» un dulce típico de Córdoba que consite en un hojaldre relleno de cabello de ángel y luego recubierto con ázucar.

La última novedad de este singular obrador es que también han comenzado a elaborar pan. Lo denominan «pan de cortijo» y está realizado con masa madre, sin levadura. Lo hacen normal o con relleno de nueces o de nueces y pasas. El pan, que pesa medio kilo, lo hacen lunes, miércoles y viernes.

Horarios, localización, teléfono y más datos de Tradición Repostera Molinos, aquí.

…Y además

Pincha aquí para disfrutar el buey gaditano