Aunque similar a la pizza, la pinsa es una receta diferente, ideal para compartir, en la que los ingredientes pueden añadirse fuera del horno. El restaurante sevillano ha incluido cuatro variedades en su carta

 

Todo el mundo ha probado una pizza, pero no todos conocen a su prima, la pinsa. En el restaurante de inspiración italiana y andaluza Panrallao, han introducido como novedad esta receta, que, aunque comparte concepto con la pizza, tiene características diferentes. Su origen está Roma, la  ciudad de origen cocinero Jacopo Ovoli, y comenzó a ponerse de moda hace unos cinco años. Tras hacerse con una amasadora, ha empezado a experimentar y desde hace un par de semanas, tiene cuatro tipos de pinsa diferente en su carta.

Las particularidades de la pinsa comienza con su masa, con harina de trigo, harina y soja, en el caso de las que elabora Ovoli. Se elabora con un 85% de hidratación y una fermentación larga de 72 horas. Esta se amasa y se le da forma ovalada, y se puede preparar en un horno eléctrico, al contrario que la pizza que tradicionalmente debe hacerse en un horno de leña. El resultado es una masa de grosor medio, en la que algunos ingredientes también se hornean junto a la masa, pero no todos. De esta forma, se distribuyen por todos los trozos por igual.

Las especialidades de Panrallao son, por un lado la que preparan siguiendo la receta de su carbonara, con guanciale, salsa de yema y queso pecorino y pimienta negra; también una receta de crema de calabaza, queso gorgonzola, nueces y cebolla morada; otra de las pinsas lleva una base de sopa de tomate, anchoa, una mousse de burrata que hacen «montando» el interior de la bola de queso, alcaparra frita y tapenade de aceitunas; por último la pinsa Pesto, donde todos los ingredientes se añaden cuando se saca la masa del horno, con mousse de burrata, tomate seco, jamón serrano y salsa pesto.

Son un plato perfecto para compartir, que en Panrallo corta en cuatro y sirven por un precio de 11 euros. Es un imprescindible en casi todas las mesas del restaurante.

Focaccia elaborada a diario en Panrallao. Foto cedida.

Otra de las novedades que presentan es que el pan que sirven es hecho por ellos en el día.  Cada semana varían de receta, preparando pan o focaccias con diferentes combinaciones como romero, comino, ajo y orégano o tomate seco, y así ofrecer al cliente un producto fresco directo de su cocina, con el que acompañar los platos de su variada carta.

Todos los datos del restaurante Panrallao, en este enlace.

Ir a Sanjacobo Buscador

Y además…

  • ¿Quieres conocer más restaurantes italianos en la provincia de Sevilla? Aquí, una lista.
  • Y la guía de bares y restaurantes con buen pan en la provincia, en este enlace.

Lunula, el rincón que despierta el apetito por lo italiano