Paseo por varias versiones sobresalientes de bizcochos que se pueden probar en la provincia de Sevilla

 

¿Te has sentido alguna vez abizcochado?…pues con estos cuatro ejemplos que te vamos a poner te vas a poner abizcochado perdido. Los cuatro son de esos con masas esponjosas, apetecibles, de esos que no puedes parar de comer. Piezas para un desayuno o una merienda perfectas. Aquí un paseo, con cuatro paradas, por la provincia de Sevilla más abizcochada. Pincha sobre cada foto para saber más detalles de cada ejemplar (como se elaboran, su historia, precio, y todas esas pamplinas que tanto nos gustan.

El bizcocho de manzana. Foto: Cosasdecome

1. El de manzana de Picnic

Lleva por lo alto unas láminas de manzana Granny Smith. esa que tiene un toque ligeramente ácido, cubiertas con mermelada de albaricoque. Bizcocho jugosito y con un toque de limón. Hecho con harina ecológica. Lo venden en tacos. Te contamos más detalles, aquí.

El bizcocho de limón de la pastelería Santa Margarita de El Cuervo

2. El de la panadería confitería Santa Margarita

Viene en una caja de color rosa, de cartón, que tiene su encanto. Dentro un bizcocho redondo de diez porciones (porciones generosas) cubierto por unos cuadrados de azúcar glas y canela. El bizcocho va aromatizado con limón. Sobre su composición en el horno no quieren dar más detalles aunque destacan que está realizado de forma completamente artesanal, sin colorantes, ni conservantes añadidos. El informe tapatológico completo, aquí.

Aspecto del bizcocho de panadería Torres, una vez quitado el envoltorio. Foto: CosasDeComé

3. El de la panadería Torres

El producto se ha convertido en un clásico. Lo elaboran a diario y en varios tamaños. La base, huevo y harina de azúcar. Es de tacto muy suave, blandito como una almohada y de esos que te comes cuatro cuñas casi sin enterarte. Lo vendan al peso. El informe completo, aquí.

El mini bizcocho de Tragus. Foto: Cosasdecome

4. El minibizcocho coqueto de Tragus

Vienen dentro de un papel de estos que se pueden meter en el horno así como arrugados y luego rodeados por un circulo como de madera finísima. Pero lo bueno es que no es sólo la presentación lo que vale la pena. El bizcocho es esponjoso y, sobre todo, tiene un sabor muy agradable, con unas almendras y algo de azúcar glass, como decoración. El autor de la obra es el maestro pastelero Pablo Camacho que utiliza para hacerlo la receta de su abuela Mercedes Alvarez. El informe tapatológico completo, aquí

¿Conoces más bizcochos que haya que probar en la provincia de Sevilla? dinosló aqui abajo, en la sección de comentarios?

…Y además

Pincha aquí para disfrutar del chuletón