El gastrobar de la Alameda de Hércules, a las órdenes gastronómicas de Nacho Dargallo, ofrece una composición de seis platos que permanecerán en constante rotación. El gallinero de Sandra, del mismo propietario, abrirá sus puertas el 4 de junio.

 

Permitir que los clientes del Disparate se hagan una composición de lugar de lo que el establecimiento de la Alameda les ofrecerá durante este post-confinamiento. Éste es el objetivo del chef del gastrobar, Nacho Dargallo, propietario también del restaurante El Gallinero de Sandra, que acaba de inaugurar un menú degustación compuesto por seis o siete platos para «despertar los sentidos de nuestros clientes y que sirva de presentación de nuestra oferta gastronómica».

Así, este menú lo componen elaboraciones ya presentes en la carta del Disparate pero que no están predeterminadas. «Se trata de algo vivo, los platos rotarán de una semana a otra». Lo que sí permanece fijo es la estructura del mismo: platos fríos, entrantes, pescado, carne y postre, y su precio: 38 euros, bebidas aparte.

Otra de las novedades del restaurante de Dargallo será la reducción de las elaboraciones que componen la carta del Disparate, pasando de 35 a 24. «Pretendemos defender menos platos y hacerlo mejor. Además de cambiarlos de manera más habitual».

Por último, el también chef y propietario del Gallinero de Sandra ha anunciado que este establecimiento vivirá su reapertura el jueves 4 de junio y que permanecerá abierto tan sólo en horario de noche, con excepción de los sábados que lo hará durante todo el día.

Más sobre El Disparate, aquí

Más sobre El Gallinero de Sandra, aquí.