Los famosos calentitos del histórico establecimiento de Antonio Paz Tejada resucitarán en el número 3 del gelveño Callejón del Pandero en una nueva cafetería donde también se servirán tostadas y cafés.

 

Los populares calentitos de la histórica calentería de la Alfalfa de Sevilla volverán pronto a la vida. Concretamente, el día 12 de marzo. Será en un nuevo emplazamiento en la localidad de Gelves, concretamente en el número 3 del Callejón del Pandero, hasta donde Antonio Paz Tejada, propietario de la calentería, se ha trasladado tras el cierre de su negocio en el centro de Sevilla. Bautizado como ‘Cafetería-churrería Alfalfa’, el nuevo local será más amplio que el de la Alfalfa y contará con zona de cafetería. En ella, además de los famosos churros de Paz Tejada, se servirán tostadas y cafés durante desayunos y meriendas. Aunque, según revela el calentero de la Alfalfa se hará lo propio con clásicos como «el chocolate de toda la vida,  los chicharrones o el pollo de los fines de semana».

Los clientes se volcaron con la despedida de la calentería de la Alfalfa. Foto cedida por el establecimiento

Los clientes se volcaron con la despedida de la calentería de la Alfalfa. Foto cedida por el establecimiento

Por su parte, la zona de preparación de los calentitos estará abierta a la calle, emulando al puesto del centro sevillano donde Antonio Paz trabajó durante 40 años. «Ha sido duro dejar el negocio que heredé de mi padre y que tenía 80 años de vida. El 20 de febrero fue nuestro último día y los clientes se volcaron en despedirnos. Eso parecía Corpus», rememora el calentero que confía en que esta fiel clientela se traslade algún que otro día hasta su nueva ubicación en Gelves. «Estamos al lado de la ITV, en un sitio donde hay mucho aparcamiento»

La nueva ubicación de la calentería en Gelves cuenta con un espacio a la vista, emulando el despacho de la Alfalfa. Foto cedida por el establecimiento

La nueva ubicación de la calentería en Gelves cuenta con un espacio a la vista, emulando el despacho de la Alfalfa. Foto cedida por el establecimiento

Pese a verse casi obligado a dejar su negocio de la Alfalfa por la subida del alquiler del establecimiento y el despoblamiento que sufre el centro de Sevilla, Paz Tejada afronta esta nueva etapa con optimismo. «La calentería es un oficio. Y nosotros lo llevaremos hasta Gelves con mucho corazón», sentencia.

Junto a la calentería de la Alfalfa, otros dos templos de la churrería sevillana han cerrado sus puertas en los últimos años: el Mesón Castellano Casa Soria, ubicado en el número 6 de la calle Jovellanos,  y el Bar Restaurante La Esperanza de la calle San Jacinto, en Triana. En ambos casos, la construcción de un complejo hotelero se encuentra detrás de esta desaparición. Aunque todo apunta que Casa Soria no volverá a abrir sus puertas, al menos en su ubicación de Jovellanos, La Esperanza sí regresará. Pero aún no tiene fecha para ello.

Estado actual de lo que fuera el Mesón Castellano Casa Soria. Foto: CosasDeComé

Estado actual de lo que fuera el Mesón Castellano Casa Soria. Foto: CosasDeComé

Desde noviembre de 2020 el gerente del establecimiento trianero, Jesús Noguera, se encuentra en pleitos con la empresa Doble G Inmueble para reabrir su bar. La promotora está edificando  un hotel en las plantas superiores del edificio de la calle San Jacinto donde se encuentra La Esperanza . «En un principio el cierre era por dos meses. Recientemente, una juez ha ordenado que se nos devuelva el local en el mismo estado previo a las obras», relata Noguera. Algo que el hostelero lamenta que se dilatará en el tiempo «puesto que ahora el local mide menos que antes, no hay gas, ni luz, ni barra… Tendremos que volver a recurrir a la justicia para ello».

El Bar La Esperanza lleva cerrado desde 2020. Foto cedida por el establecimiento

El Bar La Esperanza lleva cerrado desde 2020. Foto cedida por el establecimiento

Más sobre la Calentería de la Alfalfa, aquí

Más sobre Mesón Casa Soria, aquí

Más sobre Bar La Esperanza, aquí

Quieres saber donde buenos calentitos en Sevilla, aqui una lista con algunas versiones de lo más interesantes